LA ROTURA DE UNA TUBERÍA INUNDA DE AGUAS FECALES LOS ARCHIVOS CINEMATOGRÁFICOS DE LA GENERALITAT

Publicado el: 03/08/2008 / Leido: 4217 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:

LA ROTURA DE UNA TUBERÍA INUNDA DE AGUAS FECALES LOS ARCHIVOS CINEMATOGRÁFICOS DE LA GENERALITAT  

 

EN: LASPROVINCIAS.ES
SITE: http://www.lasprovincias.es
AUTOR: ALEJANDRO PLÓ / VALENCIA 

 

Las 16.000 películas que se han visto afectadas permanecen amontonadas en el vestíbulo de la Filmoteca a la espera de que se sequen 

 

16.000 películas, o lo que es lo mismo, todo el archivo cinematográfico en formato VHS y DVD de la Filmoteca de la Generalitat puede haber quedado inutilizado. La rotura de una tubería de una finca ha inundado de aguas fecales toda la videoteca de la Conselleria de Cultura. Los responsables de la Filmoteca aún no saben con exactitud el número de cintas que han acabado inservibles, pero aseguran que todas las películas serán repuestas en el archivo gracias a la escrupulosa catalogación de las mismas. Los hechos sucedieron el lunes al mediodía y LAS PROVINCIAS ha podido conocer las causas que originaron los mismos y el estado actual en el que se encuentra una videoteca inaugurada por la propia consellera de Cultura, Trini Miró, hace apenas dos meses. 

 

El Instituto Valenciano de Cinematografía Muñoz Suay (IVAC) inauguró a finales del mes de mayo su nueva videoteca. Se trata de un flamante bajo de nueva construcción en el que estudiantes, universitarios y cinéfilos pueden consultar un poderoso archivo que ya alcanza los 16.000 títulos. Aquel día llovía con furia. Pero nadie temía nada. El agua del cielo no se coló en mayo, pero los residuos fecales se han deslizado por el techo en julio. Y vaya si lo han hecho. 

 

La liebre saltó este mismo lunes. Dos de los empleados de la videoteca se dirigieron a las salas donde se depositan los archivos cinematográficos en formato VHS y DVD -además de los antiguos carteles de cine- para realizar unas consultas. Estas salas se hallan cerradas a fin de mantener una temperatura estable que no dañe el contenido de los archivos. Antes de girar la manivela descubrieron un reguero de agua que se escapaba por los bajos de la puerta hasta inutilizar el parqué exterior. 

 

Cuando la puerta se abrió, un charco inundaba todos los archivos. En lo alto, varias fisuras vomitaban un goteo constante de agua. El líquido no era ni cristalino ni inoloro. Probablemente tampoco insípido. Pronto resultó insoportable el olor. Una tubería de aguas fecales se había partido a la altura superior del archivo filmográfico rociando las películas. Por fortuna los antiguos carteles de cine, que compartían habitáculo, han salido intactos. Y esos sí que no se hubieran podido reponer, previsiblemente, en su totalidad. 

 

No hay lugar seguro de las aguas. Sino que se lo digan a la techumbredel San Pío V o a los sótanos del Palau de les Arts tras días de firme lluvia. Obviamente, la nueva videoteca no permite realizar a lo largo de esta semana consulta alguna. Mantiene sus puertas abiertas pero sólo para recibir devoluciones. 

 


Fontanero y electricista
Cajones desnudos y salas de archivos vacías, ahora todo se extiende en el vestíbulo de entrada. Como un mercadillo. A la espera de que el paso de las horas seque cintas y DVDs. Qué remedio mientras se espera la visita del perito de la compañía aseguradora. La imagen recuerda -tristemente- aquella estampa napolitana de los bajos del Palau de les Arts con todo el vestuario chopado tendido a la solana. Algunas cajas se han apilado en un montón secundario. Las que al primer vistazo presentaban peor aspecto. Sus contenidos, por si acaso se han salvado, se amontanan en una suerte de terraplén de VHS y DVDs en el centro de la malograda videoteca. 

 

Tanto ayer como anteayer, el arquitecto de la finca, así como un electricista y un fontanero, han acudido a la videoteca. Y, por supuesto, un equipo de limpieza. Las salas de archivos ayer no presentaba rastro alguno de la inundación más allá de las fisuras en el techo, suelo y el parqué humedecido. "Es una suerte que en agosto fuéramos a cerrar por vacaciones la videoteca, porque esas fechas nos permitirán arreglar las humedades y otros desperfectos. Pero sobre todo, una vez venga el perito, repasar todas las películas", explicaba ayer a este periódico José Luis Rado, director de la Filmoteca, visiblemente afectado por el incidente. "Ha sido auténtica mala suerte. Es imposible construir un búnker en el que sepas que nada va a ocurrir, pero cuando por algo ajeno a la institución ésta se ve notablemente dañada te duele mucho más", añadía. 

 

Rado, pese a que todavía se desconoce el alcance exacto en el número de cintas que se han visto dañadas, hace hincapié en que sea el número que sea "todas serán repuestas". "Se va a recuperar hasta el último metro de cinta, que los ciudadanos y los amantes del cine lo tengan claro. Va a costar mucho tiempo porque tendremos que visionar todas las películas, y no sólo los primeros quince minutos, porque igual al principio la película se ve, pero quizá más adelante deja de verse... Pero el ciudadano puede estar tranquilo. Están todas catalogadas y sabemos cómo reponerlas", concluía. 

 

apla@lasprovincias.es

Publicado el: 03/08/2008 / Leido: 4217 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:
Dejar comentario

Comentarios