El archivista de Coca-Cola cuenta el secreto más guardado

Publicado el: 19/03/2011 / Leido: 6628 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:

El archivista de Coca-Cola cuenta el secreto más guardado

Fuente: http://www.vanguardia.com.mx

Cada tantos años, alguien afirma que ha descubierto el santo grial de la industria de los refrescos: el secreto de la Coca-Cola. Y la noticia saltó recientemente a los titulares, con el consiguiente revuelo en la sede de la compañía estadounidense, en Atlanta.

"Menudo día", cuenta Kerry Tressler, portavoz de la empresa, en referencia a aquel lunes de hace unas semanas. Aunque la marca de esta bebida es una de las más conocidas en todo el mundo, su receta sigue siendo una incógnita desde hace más de 100 años. "Y a la gente eso le interesa mucho", sostiene Tressler. "Nuestra fórmula es el secreto comercial más valioso de nuestra compañía".

Las polémicas no son nada nuevo para la compañía, que da trabajo a más de 92,000 personas en todo el mundo. A lo largo de los años, ha tenido que desmentir rumores como que la gente puede morir si consume Coca-Cola con caramelos de menta o el mito de que un filete se disolvería si se deja a remojo en el refresco durante toda una noche.

Sin embargo, la leyenda más famosa trata sobre su fórmula secreta, que según la compañía está a buen recaudo en el sótano de un banco de Atlanta. Sólo dos personas podrían darla a conocer, pero cada una de ellas sabe sólo una parte. Y Coca-Cola se ha encargado de promocionar que su receta es un secreto muy bien guardado.

Hasta que Ira Glass lo reveló recientemente en su programa radiofónico "This American Life", en la radio pública de Chicago. Glass se preguntó si el secreto que rodea a la fórmula no es más que puro teatro. "Creemos que hemos encontrado la receta original para hacer Coca-Cola y con ello uno de los secretos más famosos y mejor guardados del planeta. Lo tengo aquí, y lo voy a leer. Se lo voy a leer al mundo".

Glass explicó que en realidad tenía dos versiones de la receta: una de una columna de 1979, que apareció en el principal diario de Atlanta, y la otra desenterrada de los archivos de Coca-Cola por Mark Pendergrast, que publicó un libro sobre la bebida en 1993. En éste, Pendergrast divulgó una receta que encontró en un cuaderno perteneciente a John Pemberton, el farmacéutico al que se le atribuye la creación del refresco, en 1880.

La lista de ingredientes era prácticamente la misma en las dos recetas, por lo que Glass concluyó que esa debía ser la fórmula. Primero describe una mezcla llamada 7X hecha de aceite de naranja, aceite de limón, aceite de nuez moscada, aceite de cilantro, aceite de neroli, aceite de canela y alcohol. El resto de ingredientes son ácido cítrico, cafeína, agua, zumo de limón, vainilla, colorante de caramelo, azúcar, extracto de coca y hojas de coca.

Según Glass, tanto él como los productores del programa intentaron hacer Coca-Cola con las recetas, pero tuvieron algunos problemas: En primer lugar, los aceites que componen el 7X son muy potentes, por lo que la bebida sabe a medicina y muy afrutada. Y llegó a la conclusión de que desde finales de 1800, los procesos de extracción de aceite han mejorado mucho, y por eso los aceites son más fuertes. Así que los redujeron.

El segundo problema llegó al intentar conseguir hojas de coca, que están controladas. La empresa Coke tiene un acuerdo especial con la Drug Enforcement Administration estadounidense, que le permite importar las hojas, señala Glass. Una empresa con sede en Nueva Jersey la envía a Coca-Cola en virtud de un acuerdo vigente desde 1903. Pero la compañía rechazó vender la coca a "This American Life".

Con todo, no fue difícil encontrar el ingrediente a través de Internet, así que la mezcla pudo hacerse siguiendo la receta. Pero seguía sin parecerse a la Coca-Cola de hoy. La mayoría de la gente que participó en una prueba de cata realizada por el programa fue capaz de identificar el auténtico refresco.

Pendergrast decía que los ingredientes de la bebida son ampliamente conocidos, pero lo difícil es dar con la fórmula exacta, pues estos pueden proceder de numerosas fuentes. Por ejemplo, no es lo mismo la canela de Vietnam que la de Sri Lanka.

El archivista de Coca-Cola en Atlanta Philip Mooney cuenta cómo a lo largo de los años ha visto decenas de historias similares sobre la fórmula del refresco. Y las fuentes suelen ser parecidas a las de Glass. El propio Mooney probó la bebida realizada para el programa y dijo que es más dulce y empalagosa que la Coca-Cola. "No tiene ni el picor ni el ardor de Coca-Cola", afirmó.

Según Mooney, el cuaderno que supuestamente perteneció a Pemberton estaba lleno de recetas fallidas y variaciones de la bebida. "¿Podría ser un precursor? Sí, por supuesto", sostiene. "¿Es la que acabó en el mercado? No, no creo. Estamos bastante seguros de que la receta final no es la que aparece en el libro."

Así las cosas, quien quiera reproducir la Coca-Cola, sostiene Mooney, no sólo tendrá que desenmascarar todo el proceso industrial, sino además 125 años de marketing y publicidad que han desembocado en una marca icónica y una imagen grabada en la memoria colectiva. "Que lo intenten... Volverán corriendo a la Coca-Cola", declaró

Publicado el: 19/03/2011 / Leido: 6628 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:
Dejar comentario

Comentarios