Cierra el Archivo Municipal

Publicado el: 31/07/2010 / Leido: 4385 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:

Cierra el Archivo Municipal por falta de personal

El registro que guarda toda la documentación de la ciudad permanece clausurado desde hace más de dos semanas. El Gobierno local desconoce cuándo lo reabrirá al público

MARYORIE GONZÁLEZ El Archivo Municipal del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife permanece cerrado desde hace dos semanas. Desde el Consistorio aseguran que la razón de esta clausura se debe a la marcha del jefe del archivo, Febe Fariña. El archivero abandonó las dependencias municipales tras aprobar unas oposiciones para el registro de Medio Ambiente de Las Palmas de Gran Canaria. Es la primera vez que se cierran las dependencias desde que se creó el registro en la capital.

"Desde que el Archivo se fundó nunca antes había estado cerrado a cal y canto", comenta uno de los investigadores que más visitaba estas dependencias. El registro constituye una herramienta esencial para todo ciudadano que quiera recabar información sobre la gestión municipal. Con su existencia se materializa el derecho de cualquier residente de acceder a toda la documentación. Es un servicio público y que debe de permanecer abierto para los que deseen acudir en cualquier momento. Por ahora continúa bajo llave y nadie sabe si se volverá a reabrir.

Documentos

El Ayuntamiento encierra en su sótano toda la documentación municipal. Entre sus estanterías inundadas de papeles y libros se puede encontrar desde información sobre la población, urbanismo, planimetría, cultura, sanidad, educación, datos del padrón, beneficencia hasta los contratos de trabajo de los funcionarios.

El documento más antiguo data de 1608, es una copia de la Real Cédula que establece lo que tienen que cobrar los alcaldes reales de Garachico cuando dirimían juicios y cuyo sueldo ascendía hasta 100 ducados. Uno de los documentos más recientes en los que ahora trabaja un investigador es el de una colección de todos los programas con las actuaciones llevadas a cabo en el Teatro Guimerá de 1929 a 1969. Contiene también actas plenarias de 1792. Pero el caso es que ahora esta información al igual que el resto se encuentra bajo llave. Se trata de cientos de documentos que reflejan el pasado del Palacio de los Dragos, completamente rodeados de polvo y olvidados en el oscuro sótano de las dependencias municipales.

Lugar de obligada visita para los investigadores e historiadores puesto que alberga documentos únicos sobre la historia de la ciudad, posee un valioso legado no aflorado que demanda la presencia de los expertos. Muchos investigadores han acudido estos últimos días hasta el Ayuntamiento dispuestos a recopilar la documentación necesaria para terminar el libro en el que trabajan o los proyectos que les demanda su empresa. Al llegar hasta las estancias se han sorprendido al saber que se había cerrado por completo. La mayoría entiende que este asunto es grave, ya que para ellos supone la clausura a todo el acceso histórico de la ciudad.

El Archivo era meramente protocolario hasta hace unos seis o siete años. Lo frecuentaban sobre todo los historiadores y había que pedir permiso para acceder a los documentos del mismo. Pero hasta ahora estaba abierto al público en general y se utilizaba a modo de una biblioteca más. Uno de los investigadores que frecuentan el Archivo reconoce que se trata de una situación inédita y que le afecta directamente, ya que es "una sala de consulta primordial" para llevar a cabo sus trabajos de investigación.

El Archivo Municipal se encuentra en el sótano del Consistorio capitalino. A través de una pequeña puerta de madera y unas escaleras de acusada pendiente se accede a esta sala. Su interior recuerda al de una mazmorra, pues resulta que antiguamente era un espacio carcelario. Muchos investigadores afirman sentir claustrofobia allí dentro, pero no les queda otro remedio si quieren conocer de primera mano lo sucedido en la ciudad. Por ahora se desconoce cuando se reabrirá y quien lo mantendrá.

Informes pendientes de digitalizar

Con el fin de digitalizar los documentos e informatizar todos los planos, el Ayuntamiento contrató a la empresa JIF Europea de Consulting para que se encargara de estas labores. Para ello, se destinó un presupuesto de 265.000 euros. Esta empresa dejó su trabajo a medio hacer, por lo que hubo que contratar a personal interino, aunque por mucho menos dinero.

Para aclarar este asunto, se nombró a la comisión de investigación del denominado "caso Archivo". La comisión estudió las presuntas irregularidades en la contratación por parte del Ayuntamiento del servicio de digitalización del Archivo Municipal. El pasado 8 de julio se emitió el informe. La comisión halló "imprecisiones" en el contrato y "deficiencias" en los trabajos. Concluyó que existe una clara inexactitud en los objetivos y calificó la memoria como "deficiente".

Las conclusiones revelan la falta de justificación de los pagos correspondientes a la segunda fase de la ejecución del contrato. Asimismo, el documento elaborado por la presidenta de la comisión, la concejal socialista Amaya Conde, reveló la ausencia de la memoria justificativa final, "con lo que no se puede determinar la total ejecución" del trabajo. Aunque la resolución reveló deficiencias, "no constaron actuaciones reprobables por parte de ningún responsable político" del Consistorio capitalino "más allá de la falta de seguimiento" de la ejecución del contrato.

De este modo, la comisión exoneró a los concejales Guillermo Núñez (CC) y Juan Manuel Brito Arceo (PP) de cualquier responsabilidad en la contratación de la empresa. El concejal de Ciudadanos e impulsor de la comisión de investigación, Guillermo Guigou, mostró su "total desacuerdo" a las conclusiones presentadas, ya que son "una auténtica chapuza administrativa". Los documentos continúan sin digitalizarse y ahora se agrava la situación del cierre del Archivo.

Publicado el: 31/07/2010 / Leido: 4385 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:
Dejar comentario

Comentarios