TESOROS CENTENARIOS

Publicado el: 16/05/2010 / Leido: 6640 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:

Tesoros  Centenarios

Fuente: http://www.diariodejerez.es

"Aquí no se tira nada. Todo esto hace historia". Las bodegas González Byass cumplen ahora 175 años. Desde su fundación, en 1835 por Manuel María González Ángel, hasta la actualidad, la familia ha conservado con celo casi todo papel que entraba y salía de las instalaciones, desde facturas o libros de cuentas, hasta cartas y fotografías. El material se iba acumulando y la historia empezó a tomar forma de cajas y montañas de legajos muy valiosos.

El que fuera presidente de las bodegas, Mauricio González-Gordon, y su primo Carlos González, decidieron en 1990 que su amigo y mano derecha Juan Guerrero pusiera orden y concierto en todo aquello, sería el responsable de crear el Archivo Histórico de la bodega. A Juan le brillaron los ojos con este encargo porque para él, retirado ya de la Marina, era todo un honor enfrascarse en una nueva aventura en su vida. Acompañado por la soledad voluntaria en muchas ocasiones, tan necesaria para trabajar de manera concienzuda, se dedicó de lleno. Juan falleció semanas atrás. Sirva este reportaje de homenaje a su persona y a su labor.

En un principio, el archivo se encontraba en distintas dependencias. Juan se encargó de recoger, acumular y poner en orden los documentos de los primeros 100 años de vida de la bodega. Así que todavía queda una importante labor de archivística desde 1935 a la actualidad. En ello están el experto en Historia y Documentación Jesús Anguita, desde 2004, y el antiguo trabajador de la bodega y ex director de Personal, Manuel Pérez Celdrán, desde 1997, un auténtico contador de historias y anécdotas.

Comenta Manuel que ya desde un principio "la familia tenía intención de hacer algo con estos documentos porque algunos de ellos estaban ordenados por fechas y letras". Juan se empeñó en clasificarlos de manera minuciosa e incluso de darle valorar económico a las cartas que contiene el Archivo, que son un total 180.000. Juan se las leyó todas y puso los nombres de los remitentes. Y así, atadas algunas de ellas con una cinta roja, parecen guardar secretos inconfesables. Y ya que el correo no se creó en España hasta 1850, en muchas de estas misivas había escritas hasta tres a la vez, por eso de no darle mucho la lata al capitán del barco. Sin sobres, llegaban plegadas y cerradas con el lacre.

Así, además de las cartas, en el Archivo se pueden encontrar tomos de Inventario con la lista de existencia de las bodegas, libros de cuentas o los llamados Diarios y Mayores, que ocupan varias estanterías perfectamente encuadernados en elegantes rojo y negro. También están los Libros de Bodegas, con las 'recetas' de los vinos, las Carpetas de Familias, que contienen diversos documentos como fotografías, cartas, invitaciones, diarios... Hay incluso claras muestras de la prefilatelia (antes de la existencia de los sellos) en muchas de las cartas que, en vez de sellos, iban marcadas por símbolos del país por el que pasaban. Por ejemplo, hay una carta de Rusia que habla de unos pedidos de vino en 1857. Tardó en llegar dieciocho días y tiene la marca prefilatélica de cinco países. Este material ha dado pie a numerosas investigaciones como 'La Colección Prefilatélica Española', de Yolanda Fernández Panal.

Infunde respeto, por ejemplo, que le pongan a una por delante el documento más antiguo sobre el vino de Jerez, que data de 1719 y que es el del gremio de vinatería, precursor del Consejo Regulador (que se creó en 1933), donde aparecen todos los salarios y labores de las bodegas. El sonido de sus hojas al pasarlas, el olor, la tinta... Parece como si tuviera vida propia y de cada línea, una voz en off hiciera una historia.

El documento más antiguo del Archivo data de 1526, un contrato de arrendamiento entre Isabel de Mendoza y Diego Ruiz de Pareja y el primer inventario oficial de la bodega es de 1838, o un diccionario de 1726, entre otros tesoros. Además, en el Archivo de González Byass también consta que esta compañía dispuso de máquina de escribir y luz eléctrica incluso dos años antes que el Ayuntamiento, que fue el primero de España en tenerla, gracias a un generador que se compró en Inglaterra en 1888. También la bodega fue la primera en tener agua y el teléfono.

"Bueno -comenta Manuel entre bromas-, la herencia que nos ha dejado Juan es mucho trabajo y un listón muy alto, difícil de superar". Juan tenía la capacidad de "hilar documentos", de llegar más allá y no quedarse en el mero papel. Era un investigador, un auténtico detective del legajo, del que, al conocer Jerez a la perfección, se construía un cuadro muy completo. "Mauricio debió decir que esto que nos habían venido recomendando los mayores (lo de conservar y clasificar) vamos a dejarlo a Juan que lo continúe. Creo que si no se hubiera tomado esta decisión, se hubiera seguido posponiendo o se habrían perdido gran parte de este material", dice Manuel. "Sacar a la luz este Archivo es importante porque da a conocer el valor que tiene. Si los papeles se guardan, el tiempo, por la humedad y los bichos, los va estropeando. La labor de don Juan de sacarlo a la luz ha sido crucial", asegura Jesús.

Pero el Archivo de González Byass no sólo se ha construido y construye con legajos, que se conservan la mayoría de ellos en cajas de cartón con un PH neutro para que la acidez del cartón no los dañe. Todo este fondo lo conforman también una fototeca, una colección de botellines y miniaturas (1.500), máquinas de escribir antiquísimas, el primer contador de agua que hubo en Jerez, películas, publicidad, premios, carteles de toros, planos, teléfonos antiguos, etiquetas (19.000)... Pruebas de que esta casa fue pionera en traer a la ciudad los primeros inventos, que hoy parecen algo tan cotidiano.

Estos meses, en el Archivo el trabajo se multiplica. Para conmemorar el 175 aniversario de su fundación, González Byass está preparando una exposición con toda este material. Además, la escritora Begoña García González-Gordon está elaborando un libro sobre la historia de la empresa a través de imágenes, que se llamará 'En familia. 175 años mirando hacia el futuro', nacido del Archivo, "y gracias a la labor de Juan Guerrero y de los que ahora continúan su trabajo". Así, hay imágenes como los trabajadores, a principios del siglo XX, en la escalera de los Reyes Magos, allí donde tradicionalmente posan sus majestades de Oriente de la actualidad con su asociación cada Navidad, cita de la que este Diario da su puntual información cada año.

Desde el Archivo esperan que los ciudadanos que tengan algún documento o elemento de interés para la bodega, lo cedan o lo comuniquen a la empresa. Son muchas los investigadores que se acercan a este Archivo para desarrollar sus trabajos y a los que la casa recibe de manera calurosa.

Uno de los proyectos que está a la vista, según cuenta Jesús, "es la elaboración de una base de datos de testimonios orales de personas vivas que cuenten los momentos históricos de las bodegas". Además, está en proceso la creación de una Fundación que se está gestionando a través de un patronato y una comisión de estudio, de la que forman parte Miguel Rebuelta, de la familia González Byass; Manuel, Jesús y Begoña, que englobará el Archivo y una Casa Museo, entre otras iniciativas, con el objetivo de conservar la historia de la bodega y en cierto modo, la de la ciudad. Un sueño en el que tienen puestos sus ojos todos los involucrados en este Archivo, en el que cada día desvelan una aventura, una historia sobre el patrimonio, donde tanto se aprende a través de estos retales del pasado. Porque ya lo decía Juan Guerrero según el libro de Begoña García González-Gordon 'Un paseo por González Byass': "Un papel te da muchas respuestas diferentes. Depende de la pregunta que le hagas, así te contesta".

Publicado el: 16/05/2010 / Leido: 6640 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:
Dejar comentario

Comentarios