Documentos de Manuel Belgrano en el Archivo General de La Provincia de Santa Fe

Publicado el: 12/01/2008 / Leido: 7010 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:

ElLitoral.
Edición del Martes 19 de junio de 2007
Edición impresa | Opinión

Documentos de Belgrano en el archivo santafesino

Lic. Liliana Montenegro de Arévalo
Directora general (a./c.). Archivo General de la Provincia.

El Archivo General de la Provincia posee documentos de Manuel Belgrano cuyas fechas datan de los años 1810 a 1816. Los manuscritos del año 1810, en su paso al Paraguay, y 1812, con motivo de la instalación de las Baterías en el Rosario, corresponden a los documentos oficiales que integran la Sección Contaduría. De los primeros se conservan: Cuenta de Gastos y Consumo del Ejército, Órdenes de Pago, Resoluciones, Oficios, Lista de los soldados santafesinos que marcharon al Paraguay y Donativos del Comercio de Santa Fe a la expedición de Belgrano.

Lamina XV - s. XIX
Proclama de Manuel Belgrano a los soldados de la patria al jurar la Bandera Nacional. Borrador.ARCHIVO GENERAL DE LA PROVINCIA DE SANTA FE. Archivo de Contaduría. C.84(Rosario, 27 de Febrero de 1812)

[IMAGEN01]

De los segundos, se destaca la proclama que dirigió a los soldados aquella tarde del 27 de febrero de 1812, junto a las aguas del río Paraná, al levantar por primera vez la Bandera Argentina. Manuel Belgrano ha variado algunas palabras entre el texto original y la comunicación oficial enviada al Triunvirato. Podemos especular que la pequeñez del documento (17,50 cm de base x 9,3 cm de altura) le permitió a Belgrano tenerlo con él, colocándolo en la bocamanga de la chaquetilla del uniforme cuando concluyó su lectura. La minuta o borrador conservado en el archivo dice así:

"Soldados de la Patria. En este punto, hemos tenido la gloria de vestir la Escarapela Nacional que ha designado nuestro Exmo. gobierno: en aquél, nuestras armas aumentarán sus glorias; juremos vencer a nuestros enemigos interiores y exteriores, y la América del Sud será el Templo de la Independencia y nuestra libertad. En fe de que así lo juráis decid conmigo, íViva la Patria! Concluido.

"Sr. capitán y tropa destinada por primera vez a la Batería de la Independencia id, posesionáos de ella y cumplid el juramento que acabáis de hacer".

Acompaña a esta proclama un oficio que expresa:

"En este momento, que son las 6 1/2 de la tarde se ha hecho la salva en la Batería de la Independencia, y queda con la dotación competente de tres cañones que se han colocado hoy municiones y la guarnición.

"He dispuesto para entusiasmar las tropas y estos habitantes que se formaron por todos aquellos, y les hablé en los términos de la copia que acompaño.

"Siendo preciso enarbolar Bandera, y no teniéndola, la mandé hacer blanca y celeste conforme a los colores de la escarapela nacional esperando sea de la aprobación de V.E.".

Los documentos de 1813 a 1816 fueron donados por el ex gobernador Dr. Luciano F. Molinas (1932-1935), siendo director del Archivo provincial don Ramón Pérez del Viso (1954-1969).

El primero de ellos corresponde a una Proclama datada en Moxo, actual Bolivia, el 29 de noviembre de 1813, la que participa del espíritu de la Proclama del Rosario.

"Decidida por la Patria venid, que la defensa por ella os llama: Supisteis vencer en las Piedras, Tucumán y Salta, con el Ejército Chico; haced nuevos y mayores esfuerzos, y venceréis con mayor gloria, restituyendo la tranquilidad a las Provincias Unidas: los hijos fieles de la Patria como lo sois vosotros, estáis en circunstancias de presentar al Mundo todo un nuevo ejemplar de heroísmo, que os adorna. Dejad toda atención que no sea la de las armas, y despreciad todo interés, que no sea el de la libertad, e independencia de la Nación que formamos. Vuestro primer compañero quiere veros á su lado, y tiene fundadas esperanzas de que no le abandonaréis; por el contrario, está persuadido que observará en vosotros nuevas heroicidades para salvar la Patria de los peligros que la amenazan. A las armas, á las armas, á las armas camaradas míos, que siempre estará con vosotros, y será imitador de vuestras virtudes. Manuel Belgrano".

La siguiente carta es de 1814 datada en Santiago del Estero el 28 de abril y dirigida a Francisco Antonio Candioti, quien le brindara su apoyo económico a su paso por Santa Fe, rumbo al Paraguay en octubre de 1810, y a quien Manuel Belgrano conociera durante su gestión como secretario del Consulado de Buenos Aires.

"Mi amigo: recibí la de usted en su tiempo; pero por mis males no he podido contestar como quisiera: usted me ha llenado de contento con cuanto me significa, y celebro, sobre mi alma que no se diga Viva España, ni tampoco haya unión con los de Montevideo: serán acaso sentimientos particulares los que hayan obligado a Artigas a ese movimiento, que como de familia, podrán componerse, concluyendo las diferencias, y la unión se restablecerá, que es lo que nos importa; porque sin ella cada uno andará por su lado, y estaremos expuestos a una ruina total en la que todos seremos víctimas.

"Los negocios del Perú van perfectamente, Cochabamba se sostiene y el Cuzco está en convulsión movida por los oficiales, hijos de allí, despreciados por Pezuela, a que no dudo se agregarán los juramentados en Salta y aun los soldados que envíen para allí: el tal Pezuela se maneja a la española; ha establecido una Junta que titula de purificación para que sólo queden en los Pueblos los buenos Vasallos de Fernando en consecuencia, destierros, prisiones varias: a Chuquisaca le ha puesto una contribución de 25 mil pesos por la conducta que observó con nosotros.

"Expresiones a millón a las señoras y mi apasionada... Manuel Belgrano".

La tercera carta es del 19 de julio de 1814, datada en la Costa de San Isidro.

"Ahora, habrían calmado los temores de Marinos y también calmará la ingratitud de los de Entre Ríos con la unión de Artigas, según me aseguraran: poco a poco se va tranquilizándose todo, y la causa ha de prosperar.

"Recibí la que Ud. me destinó con lo que había tratado con aquel: todo lo vence el tiempo y la constancia unida a la energía, y ya ha visto Ud. que cuando menos pensamos Dios pone fin a esas discordias rindiendo a los Caribes que había en Montevideo.

"... los que se decían mis amigos me han perseguido con encarnizamiento: esto da el Mundo; pero hay un Dios que protege siempre al hombre de bien, y descubre las maldades del pícaro tarde o temprano.

"A millones memorias a la Señora y mi querida, y a cuantos quisiesen recibirlas de su

"Atento Manuel Belgrano"

Francisco Antonio Candioti falleció el 29 de agosto de 1815, luego de haber estado al frente del gobierno de la provincia como primer gobernador en propiedad designado por el pueblo de Santa Fe, constituido en Cabildo Abierto, desde el 25 de abril del referido año, y su viuda Doña Ramona Larramendi recibe sus expresiones de condolencia, a través de una misiva datada en Buenos Aires el 10 de febrero de 1816.

"Muy señora mía: he sentido infinito la pérdida de mi amigo: siento ahora mismo tener que renovar el dolor de Ud. con recordárselo después de tanto tiempo que sucedió; pero Ud. tendrá la bondad de hacerse cargo de la gran distancia que nos ha separado, y querrá disculparme.

"Deseo tener ocasiones de manifestar a Ud. cuanto aprecio hago de la amistad que debí a su señor finado, y no menos la gratitud en que estoy a Ud.; a quien me tomo la libertad de suplicarle dé mis abrazos a sus hijos, y expresiones a toda su digna familia".

Publicado el: 12/01/2008 / Leido: 7010 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:
Dejar comentario

Comentarios