El Archivo prepara un nuevo catálogo

Publicado el: 30/11/2009 / Leido: 4616 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:

El Archivo prepara un nuevo catálogo

Fuente: http://www.elcorreodigital.com

Autor: ESTÍBALIZ LARGO | MIRANDA DE EBRO.

1235 Año en el que se data el documento más antiguo donde se ratifican los privilegios de la villa.

200 Es el número de consultas que se realizan cada mes en el archivo municipal.

El patrimonio documental de los mirandeses está custodiado en el Archivo Municipal. Pueden consultarse miles de escritos, actas y pergaminos tanto de épocas recientes como de siglos atrás. El más antiguo data del siglo XIII, en concreto del 1235 y se trata de un documento donde se ratifican los privilegios que tenía la villa de Miranda.

Se conservan múltiples privilegios de la época medieval como las ferias de marzo y mayo así como confirmaciones del fuero que incluyen, incluso, el texto original al completo. Además, algunos de estos documentos no son sólo unos textos manuscritos en papel sino unos impresionantes pergaminos.

Para el historiador y responsable del servicio, Carlos Díez, los documentos de mayor valor de estas dependencias son las actas municipales «porque es donde realmente se refleja la actividad diaria de la ciudad. Las conservamos desde 1520 hasta la actualidad».

El archivo recibe cada mes cerca de 200 consultas tanto de ciudadanos como de instituciones e, incluso, del propio Ayuntamiento. La gestión normalmente se realiza en ese mismo momento en horario de 8.00 a 15.00 horas y para realizar una consulta basta con rellenar una solicitud. «Los únicos que no se pueden consultar son aquellos que la ley no permite porque atentan contra la intimidad», especifica.

El perfil del usuario es muy variado, si bien se echa en falta un mayor número de estudiantes a pesar que se gestionan visitas específicas para ellos. «No suelen acudir porque no es una biblioteca y está el problema añadido de que tenemos mucho textos manuscritos. Ni siquiera los universitarios, que habitualmente hacen trabajos allí donde están estudiando», concreta. Sin embargo, hay investigadores sí que han acudido a estas instalaciones, incluso, desde Estados Unidos para consultar temas relacionados con el judaísmo.

Debido a la importancia de muchos de los documentos que se guardan desde el archivo se ha tratado de hacer exposiciones e incluso visitas para darlos a conocer. «Los archivos han estado olvidados como un almacén de las cosas que no valen para nada pero debemos acudir a ellos porque son los que han construido nuestra historia», advierte.

De ahí que parezca evidente que la construcción del futuro museo de la ciudad vaya a albergar parte de este patrimonio. Ahora bien, su importancia no será el único condicionante para proceder a su exposición. «Hay documentos muy importantes, como la concesión de la feria de mayo, que físicamente no valen nada pero otros, que no son más que meras confirmaciones que estéticamente son impresionantes».

Su buena conservación no es fruto de la casualidad. Todos estos documentos están protegidos en cajas en unas condiciones idóneas. Por ejemplo, la temperatura siempre es constante, entre 18 y 20 grados centígrados, y la humedad también, en torno al 50%. Unos parámetros que son controlados de forma constante para que no resulten dañados y reforzados con un sistema contra incendios.

Pero el archivo no deja nunca de crecer. Cada documento que en este momento se está redactando acabará en algún momento en estas dependencias. Esto ha provocado no sólo que cada vez el espacio ocupado sea mayor sino que se haya comenzado a informatizarlo. «Existe un catálogo con todos los documentos que tenemos y que pueden ser consultados, pero no cabe duda que lo idóneo es informatizarlo. Y en ello estamos», explica Díez.

Las aportaciones que los mirandeses realizan al archivo son muy escasas, algo que resulta preocupante a los expertos. «En Miranda existieron muchas familias nobles que tuvieron una documentación muy importante. En algunos casos ha desaparecido y en otros la han tirado o está guardada a cal y canto. Por ejemplo, hemos tenido que recurrir al archivo de Zaragoza para ver documentación de los Duques de Híjar, que eran los propietarios del castillo», lamenta.

Precisamente para evitar la pérdida de documentación de valor desde el archivo se realiza un llamamiento para su conservación. «Antes de tirarlo sería interesante que la gente se pusiera en contacto con nosotros, no sólo con papeles sino también con fotografías. Ha habido fotógrafos que han trabajado durante años y su familia ha tirado a la basura todas sus instantáneas, perdiendo un patrimonio documental de gran valor para la ciudad», denuncia.

Además, esta petición la hace extensible también a los archivos empresariales de grandes fábricas de la ciudad, como Fefasa. «Sería muy interesante para la recuperación del patrimonio industrial, que se podría ir perdiendo. No hay que olvidar que ha sido un motor de la industrialización de Miranda», señala.

Publicado el: 30/11/2009 / Leido: 4616 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:
Dejar comentario

Comentarios