El rastro impreso del ADN

Publicado el: 24/01/2012 / Leido: 5348 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:

El rastro impreso del ADN

Siete de cada diez personas que consultan los fondos documentales de la diócesis de Zamora tratan de componer su árbol genealógico

Varios investigadores, en la sala habilitada a este fin en el Obispado.
Varios investigadores, en la sala habilitada a este fin en el Obispado. Foto Emilio Fraile

Hasta principios de los noventa del siglo pasado, los que visitaban los archivos eclesiásticos de Zamora y rastreaban en los libros parroquiales en busca de sus ascendientes tenían como objetivo, casi siempre, encontrar un antepasado noble o el documento que les permitiera iniciar un pleito de hidalguía. Ahora, estudiantes, parados, amas de casa, técnicos, abogados y un amplio abanico de profesionales pasan cada año por el Archivo Histórico Diocesano simplemente para saber más sobre sus orígenes. Durante los últimos doce meses, siete de cada diez usuarios de estos fondos documentales querían confeccionar su árbol genealógico.

Autor: Begoña Galache

Ni son nobles ni buscan un título o seña de hidalguía, pero han decidido dedicar parte de su tiempo libre a investigar sobre sus antepasados y, si es posible, retroceder con sus ascendientes en el árbol genealógico familiar. Este objetivo es el que durante el año pasado movió a realizar 6.964 consultas en los archivos eclesiásticos del Obispado de Zamora, la mayor parte de ellas sobre libros parroquiales en los que hay inscritos nacimientos, matrimonios, bautizos y defunciones desde el siglo XVI. De hecho, siete de cada diez personas que recurren a estos fondos documentales realizan investigación genealógica, confirma el archivero técnico, José Carlos de Lera Maíllo.


Durante el pasado año las consultas presenciales (al margen de las que se realizan por teléfono o correo) aumentaron un 25% hasta llegar a las 6.964, frente a las 5.563 del ejercicio anterior. El número de usuarios durante ese periodo fue de 214 investigadores, entre ellos procedentes de Portugal y Francia, explica de Lera, que subraya también la inscripción de 93 nuevos usuarios.


El total de investigadores que aparecen en los registros es de 1.454. Por tipo de consulta, las relacionadas con los archivos parroquiales son 5.972 (85,76%), seguidas de las que tienen que ver con la Biblioteca Diocesana, 336 (7%), y del Archivo de la Catedral, 135 (1,94%).


Respecto al perfil académico de los usuarios, José Carlos de Lera destaca que se ha incrementado «el número de licenciados y estudiantes universitarios. Han utilizado nuestros fondos también profesores universitarios de Salamanca, León y de la Universidad Complutense de Madrid». En cuanto a los temas de investigación, aumentan los trabajos académicos con un 20,98% de las consultas, aunque la investigación genealógica es la que predomina con un 72,34% de las mismas. «En consecuencia, los archivos parroquiales, y en concreto sus libros sacramentales, son los más consultados con un 85,76%».


El Archivo Diocesano ha colaborado además con la Facultad de Historia de la Universidad de Salamanca «acercando el patrimonio documental a alumnos de doctorado con el objeto de aportarles nuevas vías de investigación» añade el técnico archivero. «Los fondos bibliográficos de nuestra biblioteca han estado presentes en la última exposición de las Edades del Hombre, organizada en Medina del Campo y Medina de Rioseco en 2011».


En el ámbito local, y dentro del balance correspondiente al último año, hay que destacar también la cooperación del archivo catedralicio en la exposición sobre los molinos en la cuenca del Duero, organizada por el Museo Provincial de Zamora en los meses de agosto y septiembre.

Publicado el: 24/01/2012 / Leido: 5348 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:
Dejar comentario

Comentarios