Para resolver los rompecabezas de los espías

Publicado el: 18/12/2011 / Leido: 5178 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:

Para resolver los rompecabezas de los espías

Los iraníes pasaron años reconstruyendo los documentos estadounidenses que encontraron en 1979.

El papel, como el cristal, si se rompe, por más que se pegue nunca queda igual. Y a veces, es imperativo que, aunque no quede igual, sea, al menos, legible. Pero con gobiernos, negocios, oficinas y hasta hogares usando trituradoras para destruir documentos confidenciales, ¿cúan posible es recuperar lo perdido?

Muchas oficinas la tienen: una trituradora de papel con un depósito lleno de delgadas tiras de papel.

En pedacitos

  • Una trituradora estándar de oficina torna un documento de 30 páginas en más de 12.000 pedazos
  • Si cada pedazo rectangular tiene cuatro lados, esos es un total de 1.200 millones de parejas posibles
  • Sofisticado software con "visión de computador" puede -en teoría- recomendar parejas posibles a un usuario que verifica si es correcto

Pero si se trata de una oficina en un lugar que está en medio de una guerra, esas páginas destrozadas pueden contener información vital.

El problema es rescatarla.

Ahora, un equipo de programadores de California desarrolló un software que, según dicen, demuestra que las computadoras pueden, en teoría, encargarse de la mayor parte de la labor.

Funciona acoplando tiras individuales de papel basándose en pistas minúsculas -como el contorno de las roturas, la casi invisible filigrana o rastros de escritura- y puede funcionar incalculablemente más rápido que un humano.

Acertijos militares

El proyecto tuvo éxito en una competencia de trituradoras de documentos lanzada en este otoño boreal por el ejército de EE.UU.... ¿Sorprendido?

Sherlock Holmes de espaldas

Las trituradoras se crearon precisamente para que los espías no se enteraron de los secretos.

Se trata de un esfuerzo para alentar la investigación sobre lo que es esencialmente un problema matemático: cómo completar un rompecabezas con efectividad.

En octubre, la Agencia de Investigación de Proyectos Avanzados de Defensa de EE.UU. (Darpa, por sus siglas en inglés), un brazo del Pentágono, ofreció US$50.000 al primer equipo que pudiera unir cinco documentos escritos a mano y triturados, y resolver los acertijos que contenían.

"En cualquier conflicto o guerra, cuando se toma un edificio o complejo, no es raro que el enemigo trate de destrozar sus documentos", le dice a la BBC Dan Kaufman, director de la oficina de innovación de Darpa.

"¿Cómo se pueden reconstruír rápidamente, sacar algo valioso de ellos y tratar de salvar algunas vidas?".

Una trituradora comercial decente puede reducir una página de papel a más de 400 pedazos. Eso arroja un total de 1'276.800 combinaciones de cada dos trozos posibles, para una hoja escrita en sólo un lado.

La mayoría de los documentos son mucho más largos y muchos están impresos en ambos lados. La papelera que contiene las tiras de papel puede almacenar los restos de cientos de páginas.

Trozo a trozo

Papel triturado

Es un rompecabezas difícil, pero no imposible.

Cuando un grupo de estudiantes iraníes capturaron la embajada de EE.UU. en Teherán el 4 de noviembre de 1979, un equipo de oficiales de la CIA se encerró en una bóveda de seguridad para poder quemar y triturar documentos confidenciales, recuerda Malcolm Byrne, vicedirector del Archivo Nacional de Seguridad, una organización de investigación de la Universidad George Washington.

"Cuando se entregaron, pensaron que habían cumplido con su misión", le dice a la BBC.

Sin embargo, los iraníes desplegaron todos los trozos de papel en el suelo e idearon un sofisticado proceso para enumerar, indexar y recomponer cada tira, añade Byrne.

"Es cierto que les tomó unos años", señala, pero lo lograron.

Las fuerzas de seguridad publicaron los documentos reconstruidos en forma de un libro y vendieron copias en Teherán. Los agentes usaron la información que consiguieron para identificar y matar a quienes habían colaborado con la CIA.

Recomendación automática

La competencia de Darpa empezó el 27 de octubre y más de 9.000 equipos se postularon.

Antes y después de pasar por el software de Good.

Cada uno de los cinco documentos triturados fueron presentados en formato digital de alta definición en línea. Algunos documentos tenían más de una página y a algunos les faltaban pedazos.

El equipo ganador fue un grupo de programadores californianos liderados por Otavio Good, un ex desarrollador de videojuegos.

Con sus asociados, desarrolló un software que analiza las imágenes digitales de los documentos triturados usando un concepto llamado "visión de computador".

"Hacemos que la computadora busque dónde está la tinta en la página y la forma de la rotura del papel", le explica Good a la BBC.

Para reconstruir el documento, un usuario humano hace clic en un trozo de papel, selecciona con cuál lado quiere hacer juego. El programa entonces le recomienda parejas posibles de entre las tiras que aún no tienen par.

Así continúa hasta que todas las piezas hagan juego.

"Se trata de que un humano verifique lo que la computadora recomienda", indica.

El equipo de Good duró alrededor de un mes desarrollando y revisando el software, y él estima que la programación y eventual solución de los acertijos tomó unas 600 horas.

Aún difícil

Otavio Good

Según Good, su software es un concepto, no un producto.

Good señala que el software tiene muy poco potencial como producto de venta para las agencias militares y de inteligencia del mundo.

"Lo que hicimos es más una prueba de un concepto. Lo hicimos muy rápido y está diseñado específicamente para cada acertijo".

Además, los documentos de Darpa eran mucho más simples y pulcros que los que se encuentran en la vida real. Todas las páginas estaban escritas en un sólo lado y la piezas estaban presentadas al derecho y ordenadas, para que fuera más fácil trabajar con ellas.

Y los pedazos de papel no estaban enturbiados por cosas como barro o sangre, a diferencia de lo que se encuentra en el terreno.

Para Good, la competencia era un reto de programación y su posición es "neutra" ante la posibilidad de que su trabajo potencialmente sea usado por espías y soldados.

"Lo que hicimos fue marcar el límite de la seguridad. Muchas de estas trituradoras quizás no son tan seguras como se pensaba y de pronto hay que tener una mejor si lo que se quiere es que los documentos no sean nunca vistos".

O quizás, cuando se trata de vida o muerte, es mejor retornar a los métodos tradicionales: el fuego.

Publicado el: 18/12/2011 / Leido: 5178 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:
Dejar comentario

Comentarios