El archivo del boom sigue bajo llave, pero con menos secretos

Publicado el: 05/12/2011 / Leido: 5160 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:

El archivo del boom sigue bajo llave, pero con menos secretos

Carmen Balcells vendió su archivo personal al Estado español y prohibió su difusión. Posee cartas con confidencias de Neruda, Cortázar y García Márquez, entre otros.

Autor: Barbara Alvarez Pla
Fuente: Clarin.com

¿Quién sabía que Juan Carlos Onetti estaba deprimido porque lo había detenido la dictadura uruguaya? ¿A quién le confesó Isabel Allende que no quería que por su nueva obra se pagara menos que por la anterior para no sentar un mal precedente? ¿A quién le contó Mario Benedetti que le preocupaba mantener su libertad? ¿A quién le pidió José Donoso que no le cobrara todas las deudas de golpe porque estaba"más pobre que nunca"? La respuesta es la misma y las pruebas se encuentran en el enorme archivo personal que la agente literaria Carmen Balcells vendió por 3 millones de euros al ministerio de Cultura español. Algunas de esas confidencias aparecieron en el diario El País, después de la polémica venta.

Tras esa filtración, Balcells exigió el cierre del archivo."Mamá grande", como la apoda Gabriel García Márquez, no quería ventilar los secretos acumulados desde 1954, cuando abrió su agencia.

Luis Goytisolo fue el primer autor español que representó, y a partir de entonces se fueron añadiendo nombres como Julio Cortázar, Miguel Delibes, Juán Marsé, Sabato, Torrente Ballester, Ana María Matute, José Donoso, y una interminable lista de nombres, coronada por seis Premios Nobel: Pablo Neruda, Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa, Camilo José Cela, Vicente Alixandre y Miguel Ángel Asturias, que resumen la historia de la literatura en lengua española del Siglo XX y buena parte del boom latinoamericano.

En diciembre de 2010, Balcells decidió vender los documentos al Ministerio, que pasaron a ser públicos. Puso una sola condición: que el archivo estuviera unificado en un mismo lugar. Así, los documentos, que custodió celosamente durante décadas, pasaron al Archivo General de la Administración de Alcalá de Henares, donde permanecieron cerrados al público mientras eran clasificados con modernas técnicas archivísticas.

El archivo, reunido en 2.000 cajas, cuyos documentos, alineados, cubrirían una superfície de 2,5 km cuadrados, incluye toda la historia de la agencia desde su creación, cartas de los grandes literatos, originales y correcciones.

Cuando se publicó el artículo en El País, Balcells comenzó un requerimiento jurídico pidiendo explicaciones. Tres días después de la publicación de algunos"secretos" que la agente custodiaba, las autoridades españolas decidieron cerrar el archivo para evitar una demanda formal, La polémica no tardó en aparecer en un país sin fondos para sostenerse y que gasta millones de euros en un archivo al que en la actualidad nadie"ni siquiera los investigadores" puede acceder. Las críticas se multiplicaron y reprodujeron en foros y páginas de Internet. Algunos hasta tildaron a la agente de ser una"especuladora de la cultura".

Pero Balcells cambió las reglas del mundillo, consiguió suprimir los contratos vitalicios que los escritores tenían con las editoriales, eliminando así los límites de espacio y tiempo, por lo que Manuel Vázquez Montalbán la definió como"liberadora de autores".

La protesta de Balcells coincide con la aprobación del Real Decreto de Archivos, que fomenta la"accesibilidad y transparencia para todos los ciudadanos", pero que restringe el acceso sin autorización a ciertos documentos más sensibles durante los siguientes 25 años a la muerte del autor, o a 50 de la firma del documento. La agente, amparándose en la ley de patrimonio, quiere que su archivo se ubique entre éstos.

Por eso, hasta nuevo aviso, el archivo permanecerá cerrado al público, y con él, seguirán ocultos los secretos de sus protagonistas.

Publicado el: 05/12/2011 / Leido: 5160 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:
Dejar comentario

Comentarios