Los archivos de las FARC: Venezuela, Ecuador y el archivo secreto de ??Raúl Reyes??

Publicado el: 11/05/2011 / Leido: 5482 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:

miércoles 11 de mayo de 2011

Los archivos de las FARC: Venezuela, Ecuador y el archivo secreto de ??Raúl Reyes??

http://archivisticaysociedad.blogspot.com/2011/05/los-archivos-de-las-farc-venezuela.html

Londres, 10 de mayo de 2011
The International Institute for Strategic Studies
Extracto de las palabras de Nigel Inkster, Director amenazas internacionales y riesgo político de The International Institute for Strategic Studies
Es algo raro para los registros que documentos de un grupo de insurgentes llegue al dominio público, mientras que la insurgencia se encuentra todavía en un estado activo. Pero esto es precisamente lo que ha sucedido en Colombia, proporcionando la materia prima para el último Expediente de IISS Estratégico, Los archivos de las FARC: Venezuela, Ecuador y el Archivo Secreto de ??Raúl Reyes???.
Las FARC y Venezuela
Las FARC  buscaron desde el principio desarrollar relaciones con los sucesivos gobiernos de Venezuela y  habían tenido relaciones pragmáticas con las fuerzas de seguridad de Venezuela, que no tenían más remedio que acomodarse a la llegada de grupos violentos y potencialmente perturbadores ya que carecían de la capacidad de expulsarlos por la fuerza.
Pero fue sólo después de la asunción de la presidencia del teniente coronel Hugo Chávez en 1999 que las actividades de las FARC en Venezuela dieron un paso de marcha. La  genuina atracción que las FARC tenían por Chávez fue en un  principio templada por la falta de un sólido vínculo ideológico entre ellos (el liderazgo ortodoxo marxista de las FARC se sentía frustrado constantemente por lo que vieron como la falta de Chávez de una definición ideológica clara), por la necesidad de Venezuela de mantener buenas lazos económicos con Colombia, y por los riesgos políticos que el contacto con las FARC suponía para un régimen cuyo alcance en el poder fue inicialmente precario.
Sin embargo, desde el principio, Chávez, mientras defiendía públicamente la neutralidad  ofreciéndose a sí mismo como un mediador honesto en las negociaciones de paz con el gobierno colombiano, permitió a las FARC utilizar el territorio venezolano en busca de refugio, operaciones transfronterizas y actividad política, y asignó efectivamente al grupo un papel en la sociedad civil venezolana. El gobierno venezolano financió la oficina de las FARC en Caracas, y a través del servicio de inteligencia DISIP proporcionaba documentación y otras formas de asistencia a los operativos de las FARC.
FARC también fue capaz de crear su propia organización de fachada, el Comité Continental Bolivariano (CCB). En una reunión con Reyes poco después de asumir el cargo, Chávez ofreció además asistencia material a las FARC de forma calculada para cambiar el equilibrio militar en Colombia, aunque esto no se materializó, para gran frustración de los líderes de las FARC.
Tras el golpe de 2002 que removió brevemente del poder a Chávez, las FARC fueron capaces de explotar el subsiguiente clima de temor y paranoia para proporcionar capacitación en la guerrilla y la guerra urbana a varios grupos armados que habían surgido para defender la Revolución Bolivariana en contra de un segundo golpe de Estado e incluso una invasión de EE.UU.. Las FARC también respondieron a las peticiones de la DISIP para proporcionar capacitación en el terrorismo urbano incluyendo asesinatos selectivos y el uso de explosivos. Además, el archivo ofrece tentadores pero en última instancia no probadas sugerencias de que las FARC pueden haber realizado los asesinatos de opositores políticos de Chávez en nombre del Estado venezolano. Sin embargo, Chávez continuó manteniendo la organización al alcance de sus manos y no cumplió plenamente las promesas de asistencia financiera y material. Descrito por los que le ven como un como genuino pensador estratégico, Chávez jugó su relación con la guerrilla largamente, calculando que lo necesitaba más a él de lo que el a ellos, y él no se oponía a actuar contra los intereses de las FARC cuando lo juzgaba conveniente. Por otra parte, en 2004, dos incidentes importantes involucraron a las FARC que, respectivamente, enojaron y avergonzaron a Chávez que dio lugar a un incumplimiento total con la organización durante 18 meses.
En 2006-07, sin embargo, Chávez, impulsado por los altos precios del petróleo y el progreso en el logro de sus agendas nacionales e internacionales, inició un acercamiento con las FARC que mostró como la naturaleza de su compromiso sufrió un cambio de ritmo. En palabras de Ramón Rodríguez Chacín, ex ministro del Interior de Venezuela e intermediario de larga data con las FARC, Chávez había empezado a ver a las FARC como un ??aliado estratégico en caso de agresión por parte del imperio [los EE.UU.], pero al mismo tiempo ? como aliados estratégicos para la creación de un bloque revolucionario en el continente ??. Se celebraron varias reuniones con altos funcionarios de la cúpula de las FARC. Chávez se comprometió a ayudar al grupo a alcanzar la legitimidad política, formalmente reafirmó el derecho de las FARC a utilizar el territorio venezolano a lo largo de la frontera con Colombia y, lo más grave, se ofreció a proporcionar las FARC  $ 300 millones de dólares, con $ 50 millones para su inmediatamenta disposición. Varias opciones fueron exploradas también para proporcionar las FARC con el tipo de armamento, incluyendo  MANPADS, que alteraría el equilibrio estratégico en Colombia. Un acuerdo de este tipo, discutido un mes antes de que Reyes fue asesinado, implicaba un contrato de tres vías con el presidente Alexander Lukashenko, de Bielorrusia, aunque al momento de la muerte de Reyes no se concluyó el trato y al parecer no se pagó dinero.
El acercamiento con las FARC coincidió con un deterioro dramático en las relaciones de Venezuela con Colombia, cuando el presidente colombiano, Álvaro Uribe, expresó su oposición a los esfuerzos de alto perfil por parte de Chávez para lograr ventajas políticas y estratégicas por la participación en la liberación de los rehenes secuestrados por las FARC en lo que el grupo llamó ??intercambio humanitario??. Chávez no fue el único actor externo  involucrado en estas versiones, y el archivo muestra que las FARC lo explotaron cínicamente: el principal objetivo del grupo era lograr visibilidad política y poner al gobierno colombiano en una mala posición por tratar de imponer condiciones que sabían no serían aceptables. Del mismo modo, la participación de actores externos en este tipo de intercambios fue asumida para obtener beneficios políticos a corto plazo con poca consideración por las consecuencias estratégicas más amplias. Pocos (o ninguno) pueden decir que salieron con crédito del proceso, que terminó efectivamente en 2008 cuando el gobierno colombiano engañó a las FARC con la liberación de la mayoría de sus rehenes de alto valor.
FARC y Ecuador
Al igual que con Venezuela, en la década de 1990 las FARC establecieron una presencia en las regiones fronterizas de Ecuador, que fueron particularmente importantes, ya que apoyaron a  los departamentos colombianos de Putumayo y Caquetá. Estas fueron fortalezas clave para las FARC y produjeron gran parte de la cocaína en la que las FARC se basó para sus ingresos. Sin embargo, a las FARC les tomó mucho más tiempo ganar fuerza política en el Ecuador que en Venezuela, y la región fronteriza ecuatoriana era a menudo un lugar incierto o francamente hostil a las FARC. Las fuerzas de seguridad ecuatorianas en general, hicieron la vista gorda a una presencia fuerte de inteligencia de Colombia y EE.UU. en la región, y a veces colaboraron activamente.
Las FARC nunca tuvieron garantizado un apoyo del Estado ecuatoriano similar a lo que habían disfrutado en Venezuela, y su contacto con los sucesivos regímenes fue sólo alguna vez intermitente. Pero como la política interna del Ecuador cambió poco a poco hacia la izquierda desde el comienzo del nuevo milenio, las FARC fueron capaces de construir relaciones con una serie de agentes armados con creciente influencia sobre la política de gobierno, entre ellos Lucio Gutiérrez antes de su elección como presidente. El grupo tenía al menos algún contacto con los sucesivos regímenes y tuvo éxito en fomentar la discordia entre Ecuador y Colombia. El mismo Reyes tenía su base más o menos en forma continua en la región fronteriza a partir de 2003 hasta el momento de su muerte y fue capaz de reunirse con una serie de visitantes extranjeros y gestionar los asuntos de Cominter con relativa seguridad.
Cuando Rafael Correa, anunció su candidatura presidencial en 2006, las FARC no se impresionaron inicialmente por sus credenciales de izquierda, pero a medida que su popularidad aumentó y su potencial radical se hizo más evidente, las FARC contribuyeron con aproximadamente $400.000 dólares para su campaña ($100.000 dólares al parecer, venían directamente de las FARC en sí misma, y otros US $ 300 mil de sus aliados) en una coyuntura crítica. Correa, casi seguro que aprobó el uso de estos fondos en su campaña, pero esto no se tradujo en una política de apoyo estatal a los insurgentes durante el breve período entre la toma de posesión de Correa y la muerte de Reyes.
El archivo de muestra que lo que Correa quiere más que cualquier otra cosa de las FARC era desempeñar un papel en el intercambio humanitario del grupo es similar al de Chávez. Sin embargo, aunque Reyes presionó con fuerza a sus colegas del Secretariado de pagar a Correa con un papel, éste se mantuvo impasible. Por otra parte, aunque la muerte de Reyes provocó una violación grave de las relaciones entre Colombia y Ecuador ?? irónicamente, un objetivo estratégico clave de las FARC  -  también interrumpió la floreciente relación de las FARC con Quito. No hay evidencia de que la relación haya prosperado.
FARC hoy
Tras la muerte de Reyes, la fortuna de las FARC ha caído a su nivel más bajo. La política de Seguridad Democrática de Colombia ha logrado ampliamente sus objetivos de erradicar  las FARC de amplios sectores del campo, estableciendo gobierno e instituciones donde antes no había existido y empujando a los insurgentes a los márgenes del Estado. Gran parte de inteligencia, ha permitido mejorar las fuerzas de seguridad de Colombia para empezar a decapitar la cúpula de las FARC, y los niveles de deserción de las filas de las FARC han aumentado constantemente. Pero las FARC ha hecho la única cosa que todos los grupos insurgentes saben hacer: ha vivido para luchar otro día. A pesar de sus reveses, no muestra más disposición a entablar negociaciones de paz serias que en cualquier otro momento de su historia. Y aunque la seguridad en Colombia ha mejorado notablemente en los últimos años, los logros alcanzados por el gobierno a este respecto siguen siendo frágiles y potencialmente reversible.
El Estado colombiano se enfrenta a retos formidables: hacer frente a millones de personas internamente desplazadas, la solución de cuestiones difíciles de propiedad de la tierra, para reintegrar a la sociedad a un número importante de ex paramilitares y el levantamiento de ocho millones de colombianos de la pobreza absoluta. El gobierno está tratando de reenfocar los esfuerzos y gastos en el desarrollo económico y la reforma social, pero a pesar de la agenda post-conflicto, la guerra no ha terminado: las fuerzas de seguridad de Colombia continúan en conflicto con las FARC, y sufren bajas, sobre una base casi diaria. Mientras las FARC sigan beneficiándose de un cierto grado de secreto transfronterizo y de apoyo, los esfuerzos de Colombia para el desarrollo se siguen bajo amenaza.
Traducido por Infolatam, original completo en ingles The FARC Files: Venezuela, Ecuador and the Secret Archive of  ??Raúl Reyes?? ?? Launch Remarks
http://www.infolatam.com/2011/05/11/los-archivos-de-las-farc-venezuela-ecuador-y-el-archivo-secreto-de%E2%80%8Araul-reyes/

Publicado el: 11/05/2011 / Leido: 5482 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:
Dejar comentario

Comentarios