Archivos de los españoles repatriados de la URSS

Publicado el: 06/12/2009 / Leido: 5304 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:

Gracias por votar

Archivos de los españoles repatriados de la URSS

Disminuir tamaño del textoAumentar tamaño del texto

Fuente: http://www.abc.es/

Autor: VIRGINIA R?DENAS

Entre los millones de legajos que guarda el Archivo General de la Administración, en Alcalá de Henares. Ahí descubrió el profesor Rafael Moreno Izquierdo los retazos de las vidas confesadas a la Policía de los «niños de la guerra», pilotos de Kirovabad, exiliados políticos, y prisioneros y desertores de la División Azul que tomaron la decisión entre 1957 y 1960 de regresar a la España de Franco desde la URSS de Jruschev. Fue un hallazgo imprevisto y emocionante. «Estaba acostumbrado a ver los informes fríos y burocráticos de los funcionarios, escritos con un lenguaje muy distante, y me encontré con una colección de retratos humanos, pese a ser fruto de interrogatorios policiales, algunos incluso con intérprete porque no hablaban bien español. En ellos se escriben y describen su existencia en la URSS, de cómo vivieron la experiencia brutal de la segunda guerra mundial, la tragedia de unos niños separados de sus padres, la de los que se fueron desencantando del régimen y la de los convencidos, la de las imágenes que tenían de España a pesar de la propaganda soviética y la de todos los elementos ideológicos que vivían en ellos. Los hay que vuelven sólo para tener una vida mejor, un trabajo mejor, y los hay que lo hacen por la añoranza de la tierra que abandonaron con 5 ó 6 años, recuerdos de niñez, que, sin embargo, es razón suficiente para el regreso. Otros volvieron, vieron y retornaron. Hubo espías... Es curioso ??explica el investigador?? que en la mayoría de los interrogatorios no se les pregunta por qué regresan, sino que simplemente se les pide que cuenten cuál ha sido su vida, y percibes que, aunque la mayoría están agradecidos a lo que la URSS hizo en un momento por ellos, tienen el sentimiento, al margen de ideologías, de querer volver a su patria, porque su patria sigue siendo España».

Cuando Moreno se topó con semejante tesoro documental seguía la línea de investigación sobre los servicios de espionaje. «Indagaba sobre su devenir en la segunda guerra mundial, tanto la de los españoles como la de los extranjeros que operaron en España. Y entonces llegué a los años 50 y al establecimiento de los servicios de espionaje españoles. El primer documento que manejo es el que desclasifica la CIA en 2007 sobre el ??Proyecto Niños?, una masiva operación para interrogar en plena Guerra Fría a los ??niños de la guerra? repatriados desde Rusia con el objetivo de obtener datos confidenciales sobre la Unión Soviética y que se hace en colaboración con los servicios del Alto Estado Mayor del Gobierno de Franco. Fue el archivero quien me avisó de la existencia de esta colección y me ayudó a encontrarla, pero necesitaba una desclasificación que solicité formalmente. Una parte de ella, que son archivos personales, sigue cerrada; pero para estudiar la otra, que se corresponde con los interrogatorios y los informes que emanan de ellos, obtengo autorización y ahí encuentro los archivos policiales y los documentos sobre la creación de una comisión que investigará y hará seguimiento a los repatriados y toda la información relativa a ella. Paralelamente busco ??niños de la guerra? y entrevisto a una docena de ellos así como a agentes que hayan trabajado durante esa época en los servicios de información y que estén vivos. Todos me confirman la envergadura y trascendencia de los documentos».

«Durante los años de la guerra mundial la situación alimenticia fue tan pavorosa en las Escuelas de Niños Españoles que muchos perecieron víctimas del hambre»

Desde que gana la guerra, Franco tiene como objetivo intentar el regreso de los niños que entre 1937 y 1939 (250 salieron ese año desde Francia) fueron enviados a la URSS por sus padres. En los informes descubiertos por Moreno se cuentan seis expediciones. La primera y más numerosa desde Bilbao, en donde embarcaron 1.100 en abril de 1937; la segunda, en junio, también desde la capital vizcaína y con 800 pequeños; la tercera, desde Gijón, adonde también acuden santanderinos, que parte con 900 criaturas en julio de 1937; una cuarta, desde Barcelona, en octubre, con 300; y la quinta, desde Valencia, en diciembre del 37, en la que se van 250. «Instaurado el gobierno franquista éste inicia un esfuerzo diplomático para intentar su repatriación, y no sólo de los que se fueron a la URSS, sino de los que acabaron en otros destinos. Desde un punto de vista ideológico y propagandístico ??afirma el profesor Moreno?? era una cuestión muy importante y por eso van a hacer grandes esfuerzos económicos para su integración. Pero, por otro lado, tienen miedo de que, con la venida de refugiados, la KGB intente infiltrar agentes activos o durmientes, algo que también temen los americanos». No olvidemos que para entonces España ya ha firmado los acuerdos de las bases y empieza a tener una importancia significativa en el sistema de defensa europeo.

El otro recelo oficial es que el PCE utilice la repatriación para infiltrarse en España, reconstruir su estructura y socavar el régimen. «Los documentos dicen claramente que el objetivo de la policía y los servicios de información es identificar a esos espías, o posibles agentes, y hacerles un seguimiento». Así, en el «Informe especial Nº 8.252 R.S., con fecha de 29 de octubre de 1956, redactado desde la Dirección General de Seguridad, dependiente del Ministerio de Gobernación, y bajo el epígrafe de «Segunda expedición de españoles repatriados de Rusia», se constata cómo «una de las misiones perseguidas por los servicios que, como consecuencia de la repatriación de españoles de la URSS vienen siendo montados por la División de Investigación Social, es la de lograr, por medio de hábiles sondeos para los que se aprovechan los momentos de convivencia entre ellos, una a modo de ??selección? o ??clasificación?, que gira sobre dos extremos: el de aquellos que por sus primeras impresiones y referencias adquiridas pueden ser materia propicia para colaboración; y el de los que por su posición, ejecutoria y hasta por otros mil pequeños detalles que se recogen, cae en el círculo de los sospechosos y pasa, por consiguiente, a ser estipulado ??peligroso?».

Amén del celo en la averiguación sobre el carácter ideológico, la Policía barrunta además las consecuencias de las andanzas delictivas de algunos de los que han regresado, sobre todo en la primera expedición, ya que para la URSS es el momento de soltar lastre, enviando indeseables que acaban de ser excarcelados por delitos comunes y que desembarcan en suelo español sin que les refrende ningún historial de antecedentes. Pero como apunta Rafael Moreno, la mayoría es gente «normal y corriente, con su vida hecha en la Unión Soviética a los que ha podido el sueño de España». O simplemente de la liberación de la dictadura soviética: la policía también detecta personas acogidas a esta repatriación mediante matrimonios de conveniencia, y previo pago, que buscan un futuro en terceros países como Argentina.

¿Y qué aporta toda la documentación descubierta a nuestra Historia? Cuando le pregunto al profesor, sumergido en un mar de fotocopias y de archivos, me mira y responde: «que podamos reescribirla los propios españoles teniendo en nuestra mano todas las perspectivas, todas las fuentes». He por tanto aquí algunas de las últimas páginas encontradas. El testimonio de esa carne dolorosa con que se espesa el caldo de nuestro pasado.

MANUEL ARCE PORRES

Un «niño» mutilado

El informe de la División de Investigación Social sobre él, de 12 de junio de 1957, le califica como «inadaptado» a la vida en España. Dice: «Nacido en Oña (Burgos), el 23 de marzo de 1929, hijo de César y de Felisa, soltero, maestro y médico. Al iniciarse el Alzamiento Nacional, residían éstos con sus hijos en Algorta (Vizcaya) donde el jefe de familia era cartero urbano. El referenciado salió en junio de 1937, con otro hermano suyo llamado César, en una expedición de unos mil niños, que, a través de Francia, fueron evacuados a Leningrado y ya en la Unión Soviética cursó estudios primarios en diversas casas de niños, falleciendo durante este tiempo, por el hambre sufrida en el sitio de Leningrado, su hermano César. Durante los años de la guerra mundial. la situación alimenticia fue tan pavorosa en las Escuelas de los Niños Españoles, que muchos, como se sabe, perecieron víctimas del hambre, y otros, como el que nos ocupa, decidieron suspender sus estudios y, a pesar de sus pocos años, ingresar a trabajar en fábricas, que por aquellas fechas estaban todas dedicadas al sostenimiento de la guerra, para poder allegarse recursos y soslayar la situación tan crítica. Arce Porres ingresó en una fábrica de construcción de aviones de Saratov, únicamente por la comida y el alojamiento, sin devengar sueldo alguno. El 1 de octubre de 1943, en la citada localidad, con ocasión del descarrilamiento de un tranvía en el que viajaba resultó accidentado, teniendo que amputarle ambas piernas. Una vez salido del hospital, ingresó nuevamente en las Escuelas de Niños (...) En 1947 se trasladó a Riazan para efectuar los estudios de maestro de 1ª Enseñanza. Finalizada esta carrera ingresó en la Facultad de Medicina, que terminó en Moscú en 1956. Aparte de la subvención de alojamiento gratuito y estipendios del Gobierno ruso para cursar estudios, disfrutaba como pensión por invalidez de 800 rublos mensuales. Este joven, que ha regresado a España donde tiene sus padres y un hermano, se encuentra un tanto incómodo y disgustado por la contrariedad que supone para él haber perdido el subsidio de invalidez y no poder ejercer, por el momento, ninguna de sus dos carreras hasta que no se le convaliden. Hasta hace unos días no se había preocupado de esta cuestión y había tomado la determinación de regresar a la Unión Soviética, para lo que ya tiene concedido pasaporte y salida. Aunque sus padres son de condición humilde, soportan la carga que para ellos supone este hijo mutilado con verdadera alegría, mucho más por parte de la madre que ve en este encuentro una compensación a sus sufrimientos por el hijo que perdió en Rusia y desearían fervientemente que este no regresara a aquel país. (...) En el aspecto político no hay referencias de que este repatriado haya pertenecido al Partido Comunista Español ni ruso, aunque, como es norma en la Unión Soviética, perteneció a las Juventudes comunistas del Komsomol, y durante su carrera ha cursado la preparación y adoctrinamiento político del marxismo, materia ésta obligatoria en todos los Centros de Estudio de la URSS».

CELSA GARCÍA CAMBLOR

«Elemento» de la KGB

En el informe especial de 29 mayo de 1957 aparece como «peligrosa». «Repatriada en la 3ª expedición, nacida el 16 de noviembre de 1914 en Blimea. (...) La informada salió de Gijón en calidad de guardina de una expedición de niños asturianos, que salió para la URSS en 1937, estando en calidad de tal en la casa nº3, próxima a Moscú, hasta 1941 donde pasó a Cocand a una casa común para unos 300 adultos españoles. En 1944 marchó a residir a Crimea (...) Hasta 1945 no parece ser que haya trabajado en cosa alguna, pero en tal fecha se colocó como modista en su propio domicilio. Detalle muy significativo sabiéndose que toda actividad laboral fuera del control sindical en la URSS está muy perseguida, por lo que recae sobre ella una fundada sospecha de que sus actividades fueran muy otras. Ha confesado aunque de una manera muy velada, que ya a muy poco de llegar a la URSS, en 1940, recibió un mensaje para presentarse al Narkompros (Comisaría para la Educación del Pueblo), cuando llegó a este edificio dos hombres la esperaban. Se le preguntó sobre muchas cosas y se le propuso si quería servir al Gobierno soviético. Se le encomendó, según parece, la tarea de informar sobre españoles, actividades, antecedentes políticos y su grado de afección a la URSS. Tiempo más tarde fue citada nuevamente a una localidad en las proximidades de Moscú. Rindió cuenta de la tarea desempeñada en las semanas anteriores, y entonces se le asignó el pseudónimo de ??Lyda? (Lidia), con cuyo nombre habría de firmar los partes. Es evidente que a la vista de su declaración, llena de contradicciones, los antecedentes de su legítimo esposo y las escasas noticias que de su vida ha facilitado, la hacen altamente sospechosa de ser elemento de la KGB cuando llegó a España, que no puede justificarse únicamente por una simple añoranza de la patria, sobre cuyo sentimiento poco o nada queda dentro de su espíritu».

AGUSTÍN G?MEZ PAGOLA

La propaganda del fútbol

El informe de la División de Investigación Social de 12 de diciembre de 1956 lo cataloga dentro de «los que trabajan». Consigna escuetamente que «nació el 18 de noviembre de 1922 en Rentería (Guipúzcoa), hijo de Félix y Margarita, con domicilio en dicha capital, que durante su estancia en Rusia fue jugador de fútbol, perteneciente al equipo denominado ??Torpedo? de Moscú, el que al parecer está pendiente de autorización de la FIFA para su fichaje en el Atlético de Madrid, en cuyo equipo se entrena y con el que formó parte el día 8 contra el club de fútbol alemán ??Fortuna? de Düsseldorf».

«¿Y qué aporta toda la documentación descubierta a nuestra Historia? Cuando le pregunto al profesor, sumergido en un mar de fotocopias y de archivos, me mira y responde: «que podamos reescribirla los propios españoles teniendo en nuestra mano todas las perspectivas, todas las fuentes».

Cabe reseñar, sin embargo, que en un informe posterior, de 12 de junio de 1957, y desde esa misma Dirección General de Seguridad, se da cuenta, al albur de los partidos que entre el «Dínamo» de Moscú «y algunos equipos europeos de renombre» que se van a celebrar en la URSS con motivo del «Festival de la Juventud», que «para Rusia, la propaganda política más barata y cómoda es la propaganda deportiva. Sabe que con ella, principalmente con el fútbol, en los tiempos actuales, se mueven grandes masas de opinión publica. Lo que para otros es un simple deporte, o a lo más un capricho, para Rusia es siempre una maniobra de más alcance». No en vano en el mismo documento se hace constar el alboroto montado porque el arbitro de 1ª División señor Gardeazabal había sido autorizado por la Federación Española de Futbol para arbitrar en la capital soviética el citado torneo, «mientras que al resto de los españoles ??escribe el funcionario?? se les estampa en su pasaporte cuando salen al extranjero el consabido ??Todo el mundo excepto Rusia?».

FEDERICO GONZALO GONZÁLEZ

La mística de la igualdad de un piloto

El funcionario responsable de la redacción de estos documentos se permitió la licencia en el Informe Especial de 8 de mayo de 1957 de titular «Personalidad destacada» la vida y obra de Gonzalo, recopilada a través de su interrogatorio, al que incluso elogia en la minuta. «Repatriado en la segunda expedición, nacido el 26 de noviembre de 1909, hijo de Manuel y Sofía, químico, casado, y con domicilio en Madrid (...) Trabajaba en esta ciudad, en su profesión de químico, cuando comenzó la guerra civil. Hacía poco tiempo que se había casado (...) Era apolítico y respetuoso con las leyes, pero creyó desde un principio que el Alzamiento Nacional era un atentado contra la legalidad, y por eso luchó en el bando republicano, ingresando voluntario en la aviación roja, haciendo el primer curso de observadores de aeroplanos en el aeródromo de Los Alcázares (Murcia), pasando más tarde a las Fuerzas Aéreas, con el grado de teniente, en diciembre de 1936. Ocupó cargos combativos de gran responsabilidad, tales como observador jefe, y jefe de Estado Mayor del grupo de bombarderos táctico, constituido por aviones biplaza de fabricación soviética, de los llamados comúnmente ??Natacha?. Fue enviado a la URSS al frente de un grupo de alumnos pilotos, que fueron destinados a la Escuela de Aviación de Kirovabad.

»Terminada la guerra, quiso emigrar a México o Australia, países donde tenía parientes, pero temeroso de correr la suerte de sus alumnos que por pedir salir de la URSS desaparecieron o ingresaron en el campo de concentración de Karaganda, aceptó quedarse provisionalmente en Rusia (...) Como se trataba de un buen químico, <CW-11>fue incorporado al personal investigador del Instituto Científico, de químico del Estado en Moscú, (...) Gozó profesionalmente desde el principio de gran prestigio y consideración por sus conocimientos y capacidad, pero, en cambio, era mirado con recelo y vigilado como persona de no fiar, porque él no era comunista ni estaba conforme en la URSS, y no se recataba en manifestar sus más severas críticas a lo que no encontraba bien. Su concepto casi místico de la legalidad le impulsó a luchar contra Franco por el solo hecho de que éste a sus ojos era un ??rebelde sublevado contra el poder legal constitucional?, sin que otro entusiasmo político rebase tal idea.

»Lógicamente no tardó en ser mal visto y vigilado estrechamente. Se le clasificó como enemigo del ??régimen? por sus juicios demasiados sinceros. Se negó a participar en una suscripción voluntaria al empréstito interno del Estado, con el 10% de su sueldo anuales, como es norma en la URSS, alegando que siendo el empréstito voluntario, él no deseaba aportar nada. Resultó ser probablemente la única persona en la URSS que se negó a contribuir a tal empréstito (...) Estas cosas que son normales en cualquier país, tenían en la URSS un solo calificativo: sabotear al régimen. El epílogo de la historia del reseñado, estaba prevista. Un día fue detenido en su domicilio por dos agentes de la M.V.D. y conducido a la cárcel política de Lubianka y, posteriormente, a un campo de concentración, en el que estuvo internado por espacio de cinco años. Su único delito fue el de ser demasiado sincero. Hay un hecho que demuestra hasta qué punto este muchacho era leal a sus principios: En el año 1940 cuando el pacto de amistad germano-soviético hizo andar del brazo a nazis y comunistas, se le presentó a Gonzalo un secretario de la embajada alemana en Moscú, quien le manifestó que siendo su familia ??franquista? y estando vinculado al Gobierno, habían conseguido el perdón de Franco y le venía a transmitir que podía regresar cuando quisiera a España. Junto al ofrecimiento le llevó fotos de su hijo a quien no conocía. ?l se negó a aceptar alegando la ilegitimidad de Franco en el poder (...)»

JOS? LAÍN ENTRALGO

Sujeto «peligroso»

En el Informe Especial de 31 de enero de 1957 los policías de la División de Investigación Social ofrecen todo tipo de detalles de la V expedición que había llegado al puerto de Castellón abordo del «Crimea», con 412 personas, de las que 126 son hijos de repatriados y 45 mujeres rusas, casadas con españoles. «La clasificación de los repatriados, interrogatorio y operaciones de identificación ??decadactilar y fotográfica?? se llevaron a cabo en el Preventorio Argentina, perteneciente a la Sección Femenina y de las JONS, sito en el término de Benicasim (...). Terminadas dichas operaciones y agrupados los expedicionarios por regiones, fueron evacuados a los puntos donde fijan su residencia, según se especifica en informe especial, sobre ??Recepción, clasificación y evacuación que se adjunta?».

El funcionario valora el conjunto de la expedición y concluye que «al contrario que en las últimas, que registraron un mejoramiento paulatino y gradual de las gentes, hay un retroceso absoluto en cuanto a moral y formación psicológica de los que la componen, excepción hecha de un escaso número, a los que cabe considerar personas normales, aunque sin olvidar su formación comunista. El resto de contingente está caracterizado por gran número de ex presidiarios o delincuentes comunes en potencia, o beodos, matrimonios de ??última hora? y prostitutas».

Entre los «elementos peligrosos» se destaca a José Laín Entralgo «traductor» ??de Tolstoy y Dostoyeski entre otros??, repatriado junto a su esposa Carmen González y una hija de 18 años. Se reseña: «Durante la Guerra de Liberación fue comisario político de la 107 Brigada Roja, VI División y XVII cuerpo de Ejército. Salió de España en marzo de 1939 por Cartagena. Llegó a Orán y estuvo dos o tres meses en un campo de concentración (...) En la Unión Soviética ha gozado siempre de la confianza del Partido, trabajando en el Instituto de Lenguas Extranjeras y Misiones de Enseñanza del Español a diversos agentes que preparaban los de servicios de espionaje soviético. Se halla completamente en la línea del comunismo español y últimamente ha realizado trabajos en lo que respecta a la cuestión estudiantil, habiendo estado en relación con organizaciones internacionales de este tipo. Su influencia determinó la salida de los niños de las casas donde se hallaban estudiando para incorporarlos a las Escuelas de Aprendizaje y Fábricas en general. En 1934 ya estuvo en la Unión Soviética en misión oficial del Partido Español (...) Su esposa quedó en España tras la Guerra de Liberación, y enviada a Rusia, por gestión de su hermano político, Pedro, ex-rector de la Universidad Central (...)».

Sólo un mes después, el matrimonio volvería a ser objeto de otra «atención» por parte de la División de Investigación Social en su informe del 7 de febrero, donde ambos vuelven a engrosar bajo el epígrafe «Incorporación a la vida española» la categoría de «sospechosos de peligrosidad». En el informe del 16 de agosto Laín ya es protagonista. En el capítulo de «Historiales» se escribe «hoy estamos en situación de poder ofrecer en el presente número la historia, vicisitudes y relieve político de tan destacada personalidad en el campo del Comunismo Internacional»: exactamente siete páginas mecanografiadas a un espacio donde se recoge con pelos y señales su biografía declarada. Al final, el policía escribe de él: «Actualmente trabaja en la Editorial Aguilar como traductor y al propio tiempo con idénticas funciones en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, devengando más de 5.000 pesetas. Es evidente que este repatriado se ha situado magníficamente por sus propios medios, merced a la influencia del apellido y a la protección de sus familiares y no es de esperar que a pesar de su relieve político en otros tiempos se dedique a actividades ilícitas que puedan suponer un contratiempo porque son todos los Laín Entralgo muy hermanados entre sí y sacrificará cualquier voluntario deseo en aras de la tranquilidad propia y de sus allegados (...) No obstante sigue siendo un comunista convencido (...) y es necesario considerarlo totalmente desafecto a las actuales instituciones del país».

Publicado el: 06/12/2009 / Leido: 5304 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:
Dejar comentario

Comentarios