«La época medieval es la más rica y mejor trabajada en nuestro archivo»

Publicado el: 06/12/2015 / Leido: 2249 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:

«La época medieval es la más rica y mejor trabajada en nuestro archivo»

Covadonga Cienfuegos, en las dependencias del Archivo Histórico Municipal en el Palacio de Valdecarzana.
Covadonga Cienfuegos, en las dependencias del Archivo Histórico Municipal en el Palacio de Valdecarzana. / MARIETA
  • Guardiana de la memoria de Avilés, trabaja en una próxima exposición de unos fondos valiosos y poco conocidos

  • Covadonga Cienfuegos Archivera Municipal

 

 

Como archivera municipal, la ovetense Covadonga Cienfuegos es una de las mejores conocedoras de la historia de Avilés. Considera que el rico patrimonio documental conservado en el Palacio de Valdecarzana tiene que ser conocido por los avilesinos porque es «su memoria». Al Archivo Municipal le sobran alicientes para visitarlo, aunque para digerir mejor toda esta información Cienfuegos trabaja en la actualidad en una próxima exposición de sus fondos más representativos.

¿Cabe toda la memoria de Avilés en el Palacio de Valdecarzana?

El archivo está descentralizado. En este palacio solo se guarda el histórico, el que empieza con el fuero en 1155. Hemos fijado el tope en 1980. Son documentos que registran el día a día administrativo y que con el devenir y el paso de los años ha pasado a convertirse en documentación histórica. Lo actual se guarda en el Centro Europa, en la avenida de Oviedo.

¿De cuánto espacio disponen en Valdecarzana?

El Archivo ocupa 43,32 metros cuadrados en la planta baja, más un armario de la segunda planta en la que se guardan algunos pergaminos. Este es un archivo que ya nació pequeño. Hubo que sacrificar más de la mitad del espacio para actividades de tipo cultural porque la financiación para ponerlo en marcha se consiguió a través de un convenio con la consejería de Cultura para dotar a Avilés de un equipamiento museístico, que en aquel momento no tenía.

¿Cuál es el baremo para conservar papel administrativo?

Todo documento que tenga valor legal probatorio o histórico. Los documentos están vivos durante su vigencia administrativa, de cuatro o cinco años en función de su naturaleza. A partir de ahí pervive su valor administrativo pero no su función probatoria. Entonces tenemos que analizar si ese documento puede tener valor histórico.

¿Quién consulta el archivo?

Aparte de investigadores o estudiantes de la Universidad que trabajan en tesis, viene mucho usuario anónimo que necesitan consultar planos u otro tipo de documento. Se nota que el ciudadano ha ido tomando conciencia de sus derechos en estos últimos años.

¿Se pueden consultar los originales?

Son los únicos que servimos. Entre otras cosas, porque solo tenemos digitalizadas las actas municipales desde mil setecientos y pico, pero no tenemos máquina para leerlas.

Es no parece tener mucho sentido.

Se hizo con ánimo preservar. El Archivo Histórico es el hermano pobre de todas la instituciones. Solo hay que ver donde se ha guardado. Siempre en los lugares más inhóspitos, en áticos y sótanos, con total carencia de medios humanos y materiales. Cuando todos los departamentos de la administración estaban progresando, nosotros seguíamos en el Jurásico.

¿De cuánto dinero estamos hablando?

Se hizo en 2008 y costó 12.284,48 euros. Es solo una pequeñísima parte de lo que hay porque la serie de libros de actas es de la más completas.

¿Por qué comenzar por las actas?

Porque son la esencia de cualquier archivo y muchas de ellas se encontraban en muy mal estado.

¿Qué documentos integran el Archivo Histórico de Avilés?

Desde 1155, fecha del Fuero de Avilés y hasta 1504, todo son pergaminos. 42 documentos reales, emitidos por la Cancillería Regia. Aquí están los fueros, privilegios rodados, cartas de privilegios, mandatos perpetuos, reales providencias, albalaes de merced, documentos de autoridad delegada, de los adelantados y merinos que nos gobernaron a partir de los Reyes Católicos, 51 documentos concejiles, entre los que destacan las cartas de vecindad que expedía el Ayuntamiento a aquel que quisiera ser vecino de Avilés a raíz de los beneficios concedidos por el Fuero. También hay cartas de hermandad, de arrendamiento, copias certificadas, documentos judiciales, documentos notariales, incluso una bula papal de Alejandro VI que no formaba parte del fondo original, pero que se adquirió en los setenta.

¿Qué más hay?

Ya en papel, conservamos padrones de vecindad desde 1633; padrones de moneda forera desde 1635, que se hacían de cara a la tributación, ya que quien demostraba ser hidalgo no pagaba; se guardan expedientes de quinta desde 1818; el registro civil desde 1836 hasta el 70; también documentos relativos a obras públicas; hay documentación de reparaciones de cercas y murallas desde 1501; de construcción de fuentes desde 1592; de puentes desde 1530; relativos a la desecación de las marismas; documentos fiscales como las series de propios y arbitrios desde 1598; las cuentas de mayordomos, que eran los interventores; y las cuentas municipales y presupuestos desde 1508.

Todo es información puramente administrativa.

No, también tenemos registros de 1670 de instituciones como el hospital San Juan de la Paz, actas de sus juntas de caridad y beneficiencia, documentación de 1738 relativa a sanidad, libros de pósito y de panera desde 1582 a 1785, en los que se anotaban las compras en los mercados castellanos.

¿Cuál es la serie más completa?

Los libros de acuerdos, desde 1479 hasta la actualidad.

¿Todo es papel?

Sí, junto con un fondo de sellos de plomos medievales. Se usaban en la típica carta de privilegio que concedían los reyes.

¿El más importante es el Fuero?

Sí, los fueros porque el documento original, el de 1155, nunca salió del Archivo. Sin embargo existía un segundo ejemplar al que se le había perdido la pista. Antes era muy frecuente que este tipo de documentos fuesen a la Audiencia a Oviedo como documento oficial que acreditaba, por ejemplo, una exención de impuestos. De hecho, en ese tipo de prácticas habituales y cotidianas estuvo el origen de la pérdida de muchos documentos. Este segundo Fuero lo tenía un particular de Murcia que se puso en contacto con nosotros para vender algo que era nuestro. El resto ya se conoce.

¿El documento más curioso?

Las cartas de vecindad. Eran las fichas de los padrones actuales y en Asturias fuimos pioneros. Son muy curiosos porque tienen 'piquitos' al final de la hoja. Esto es porque era un contrato en el que la administración se quedaba una parte y el particular, otra. En caso de litigio o de tener que comprobar algún punto de ese contrato, tenían que encajar ambos troquelados. Los privilegios rodados también son muy bonitos. Era el documento más solemne y son muy coloristas gracias al emblema del rey dibujado en policromía en el medio del papel. Incluían también el sello de plomo del rey.

¿Cuál es la época mejor representada?

La medieval es la más rica y la mejor trabajada gracias a Eloy Benito Ruano, Juan Ignacio Ruiz de la Peña, Josefa Sanz y Miguel Calleja, que son primeros espadas.

¿Y anterior?

De épocas anteriores a 1155 no hay posibilidad de contar con documento alguno porque la escritura era un privilegio de cuatro. Estaba en los monasterios y en los documentos que manaban de las cancillerías reales. De la Edad Moderna, cuando ya se generalizó, es muy factible que haya documentación en manos privadas.

http://www.elcomercio.es/

Publicado el: 06/12/2015 / Leido: 2249 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:
Dejar comentario

Comentarios