El timo de la estampita firmada por Sade

Publicado el: 22/09/2015 / Leido: 2325 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:

El timo de la estampita firmada por Sade

http://www.elmundo.es

El testamento de De Gaulle, propiedad de Aristophil.

 

O por De Gaulle, o por Napoleón o por Balzac... Aristophil, la empresa que gestiona la mayor colección privada de documentos históricos, se ha construido sobre los cimientos de una estructura piramidal. El andamiaje se ha caído con 18.000 inversores como víctimas.

 

Gérard Lhéritier, fundador de la inversora Aristophil, es conocido también como el Bernard Madoff francés. Durante tiempo pagaba a sus viejos inversores con el dinero de los nuevos porque no le llegaban los beneficios para ello, y así rodaba la rueda... Hasta hace unos meses. La particularidad de este francés de impecables modales es que gastaba (o invertía) el dinero ajeno en manuscritos y así creo la mayor colección de documentos del mundo, al menos privada, sólopor detrás de la Biblioteca Británica.

Nada se le resistía al financiero francés, aunque sus compras todavía son polémicas. Un juzgado de París aún tiene que dictar a quién pertenecen los discursos emitidos por el general Charles de Gaulle desde Londres durante la Segunda Guerra Mundial, si a Aristophil o al Estado francés, que ha embargado los bienes de Lhéritier, y que inició el litigio judicial antes de la quiebra. Los manuscritos están siendo inventariados para su venta, por separado o en su conjunto, pública o al Estado francés si se consideran parte del patrimonio cultural de Francia. El marchante está imputado por fraude, blanqueo de dinero, falsificación de documentos y malversación de fondos. Él niega los cargos y dice que "es un ataque orquestado por una turba de funcionarios que quieren los manuscritos para los archivos estatales". Una de sus mansiones de París fue vendida en julio pasado por 28 millones de euros para calmar a sus acreedores.

Entre las adquisiciones del financiero se hallan auténticos tesoros, como los llamados Papiros del Mar Muerto, hallados en la década de 1940-50 en los Territorios Ocupados por Israel, pergaminos medievales iluminados, la novela erótica Los 120 días de Sodoma, escrita por el marqués de Sade en 1785 durante su cautiverio en la ominosa cárcel de la Bastilla, el texto dirigido por el rey Luís XVI a los franceses antes de ser ejecutado en la guillotina, dos manifiestos surrealistas escritos por André Breton o textos caligrafiados de lumbreras de la literatura francesa y universal como Honoré Balzac, Charles Baudelaire o Gustave Flaubert.

El marchante y financiero ofreció hasta 400.000 euros por una carta de amor de Napoleón a su querida Josefina. El emperador francés ha sido el punto débil de Gérard Lhéritier, el cual ha acumulado tal número de textos escritos por Bonaparte que los analistas del mercado auguran que los manuscritos napoleónicos bajarán de precio por la gran cantidad de ellos que saldrán a la venta con los bienes de Aristophil, fundada en 1990 en Niza y trasladada posteriormente a París.

La empresa financiera ofrecía un 40% de retorno de la inversión en cinco años.Además de en manuscritos invertía en en libros, fotografías, dibujos y acuarelasbajo el sistema conocido como la pirámide Ponzi, que en algún año llegó a generar 150 millones de euros de ingresos. Las pérdidas se calculan ahora en unos 850 millones de euros y el número de inversores afectados asciende a 18.000.

La estrategia del marchante y financiero para evaluar sus propios manuscritos ha dejado asombrados a todos. En 2002 adquirió en Christie's de Nueva York la correspondencia entre el físico Abert Einstein y el matemático suizo Michele Besso por 492.000 euros. Las cartas fueron valoradas por Aristophil para sus inversores en 12 millones de euros, y el mismo fundador de la firma las puso en venta por 24 millones de euros. Un misterio de cifras que ni Aristóteles, a quien homenajea Aristophil en su nombre, llegaría a entender.

 

Publicado el: 22/09/2015 / Leido: 2325 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:
Dejar comentario

Comentarios