PATRIMONIO ARCHIVÍSTICO: FUNDAMENTO DE IDENTIDAD

Publicado el: 15/08/2013 / Leido: 14527 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:

PATRIMONIO ARCHIVÍSTICO: FUNDAMENTO DE IDENTIDAD

Víctor Hugo Arévalo Jordán

Cuando hablamos de Patrimonio, lo que primero se nos presenta como idea es aquello que significa riqueza, herencia y proyección. Deducimos que poseer abundancia patrimonial significa, en términos comunes, ser rico. Esta acepción puede darnos pautas de los pueblos son colectivamente ricos, gracias a que hemos recibido de nuestros mayores una herencia de valor incalculable. El Patrimonio Archivístico que poseemos lo hemos heredado de personas e instituciones. Lo realizaron hombres y mujeres de otros tiempos. Sus actos y creencias, hechos materializados en unos documentos que testimonian nuestra identidad, nuestro pasado. Los documentos son los vestigios  de un transcurrir continuo de la vida a través de generaciones. Su cultura.

La generación presente dispone de medios para la conservación de la herencia documental recibida, Los sistemas preventivos y de conservación de los soportes de archivo, han proliferado en gran forma, lo mismo que los sistemas para conservar la información contenida en estos documentos. Ninguna generación anterior, tuvo los conocimientos y medios como ahora, eso obliga a conllevar una responsabilidad por mantener todo este caudal para el futuro. Si bien las leyes son fundamentales, se trata más bien, de concienciación de las personas y de los colectivos.

En este sentido, es necesario dar varios pasos para abordar, el análisis, la prevención, la conservación y la utilización del patrimonio documental. Hace más de treinta años, la UNESCO definió lo que entendía por Patrimonio Natural y Patrimonio Cultural. El Patrimonio Archivístico se incorpora en el Patrimonio Cultural, junto a las obras arquitectónicas, obras de arte, esculturas y de pintura. Elementos y estructuras de carácter arqueológico. Inscripciones, cuevas y corresponde también al Patrimonio Social, por su representatividad a agrupaciones humanas, con un valor demostrativo desde el punto de vista de la historia, del arte o de la ciencia.

Pues bien, los documentos, al ser producto netamente social, responden al contexto de la identidad de los pueblos. De cada generación, depende su conservación y acrecentamiento, o su mutilación, esto último constituye un desastre cultural. El Patrimonio Documental es uno de los aspectos que se consideran en la actualidad de la fórmula civilizada del desarrollo sostenible, que es un buen camino para conservar y acrecentar. El desarrollo sostenible, exigente, pasa por gestionar adecuadamente el ciclo del agua, por conservar la costa y el medio marino, por proteger la montaña, de buscar que la población se mantenga en su hábitat tradicional y no abandone los escenarios de su vida por motivos económicos. El Patrimonio Archivístico, es territorio común de estas comunidades, y simboliza que todos somos más libres, al tener un conocimiento claro y ordenado de su pasado.

Pero también debemos considerar que el patrimonio documental no es solo de una comunidad, sino que es patrimonio de una comunidad mayor en la que estamos insertos: la humanidad entera. Siempre fue el momento adecuado para la reflexión, para adoptar medidas certeras y de alcance en el comienzo de este milenio.

Consciente de la multiplicidad de planos concluyentes, el Patrimonio Archivístico corresponde a un Patrimonio Social de una indisociable, considerados desde el aspecto crítico por su carácter integral, se hace imprescindible la intervención de especialistas en campos diversos, tales como la Sociología, la Historia, la Geografía, el Derecho, el Arte, la Arquitectura y que ponen de manifiesto la necesidad de preservar su riqueza, material e inmaterial, de los peligros que amenazan: depredación y capacidad destructiva y transformadora del medio ambiente merced a máquinas hasta "avasalladoras", inadecuación de medios a necesidades, pérdida de bienes, ausencia de voluntad y planificación políticas, etcétera.

De ahí también, de ese carácter público y privado, individual y colectivo, del Patrimonio Archivístico, que debemos participar en la defensa del Patrimonio Archivístico en su sentido amplio.

UNA RELACIÓN DE FUTURO

El principio del que partimos es dual: por un lado tenemos al Patrimonio Archivístico Cultural e Histórico, concebido como el conjunto de bienes materiales e inmateriales que han sido creados por la sociedad a lo largo de su historia y después de haber realizado un análisis previo, consideramos que merece la pena conservar. Podemos entonces, signar como característica propia de este patrimonio en particular, la intervención de la mano humana, como bienes hechos o manipulados por las personas; contraponiéndose a la naturaleza propia del Patrimonio Natural, conceptuado como el conjunto de bienes medioambientales que no han sido alterados o manipulados por la mano humana.

El Patrimonio Archivísticos tiene tendencia a una legislación propia, específica e independiente, puesto que hablamos de una formación profesional sistemática específica, con grados de incidencia social acorde con los alcances mismos de la producción documental; Genéricamente se inserta en el Patrimonio Cultural, cuya frontera de la Natural es la actividad humana, el Patrimonio Archivistito tiene sus límites en la actividad legal y jurídicamente constituida.

Los elementos del Patrimonio Archivístico, realizados y manipulados por la sociedad, "viven" y se colocan en un contexto propio, de ahí que tiene sentido su aislamiento al tomarse medidas e iniciativas de protección, de normativas, de administración y de procedimientos que se dan en los gobiernos, con mayor eficacia cuando se trata de municipios y comunas.

 

SOBRE EL PATRIMONIO ARCHIVÍSTICO

Entre los aspectos principales para la adecuada conservación del patrimonio, está la denominada Descripción Colectiva, cuyo fundamento consiste en conocer la riqueza documental en cada una de las regiones geográficas, donde el Patrimonio Cultural es considerado como prioridad y necesidad.

Debemos considerar también que a la división de los bienes culturales en tres apartados: inmuebles, muebles e inmateriales. Se debe añadir por características propias el "Patrimonio Archivísticos"

Normalmente, es competencia exclusiva del Estado dictar leyes protectoras del Medioambiente y de su riqueza cultural

Es necesario crear entonces, ámbitos o espacios en los que existan acercamiento entre los mecanismos de protección establecidos para los bienes culturales y los previstos para los bienes archivísticos, separados ambos pero no opuestos. Pues, este acercamiento es un camino razonable para lograr objetivos trazados en las iniciativas de conservación o protección.

Entre las normativas de Patrimonio Archivístico, se debe destacar un texto legislativo básico que enuncie concretamente los términos "Patrimonio Archivístico". Y que establezca, que la actuación de la Administración Públicas en favor de la preservación de la diversidad documental del Patrimonio Archivístico, se basará principalmente en los dictámenes de los profesionales de Archivos y Conservadores.

En su declaración de objetivos es lo lógico suponer que debe quedar claro la misión de proteger, preservar y utilizar ordenadamente la obra documental.

 

Publicado el: 15/08/2013 / Leido: 14527 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:
Dejar comentario

Comentarios