cornrow using synthetic hair human hair weft bundles clip in hair extensions uk cheap african american wigs for sale mink hair vendors in china blonde wig uk light blonde hair extensions best shampoo for blonde hair extensions hair extensions clip in medium length hairstyles with bangs best babyliss hair dryer for thick hair lace front wigs uk
Articulos | MundoArchivistico.com

Contaminación ambiental en archivos

Publicado el: 13/01/2008 / Leido: 12056 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:

"Contaminación ambiental en archivos"

Msc. Víctor Hugo Arévalo Jordán

Nuestro paciente presentas signos de suma gravedad. Los síntomas son muchos. La lividez toma una característica alarmante, de amarillo siena, va pasando lentamente a un tono parduzco. Desprende un olor malsano que se siente apenas se ingresa en la sala donde se encuentra resguardado. Para el colmo su mal es contagioso, han encontrado toxinas depositadas sobre la superficie de su cuerpo, su temperatura sube imperceptiblemente, es muy difícil lograr que se restablezca a la temperatura normal... Al detectar estos síntomas, aparecen otros en diversas partes del cuerpo. Los especialistas dirían que se trata de un enfermo crónico en fase terminal y, no sabiendo qué más hacer, se limitarían a prestarle cuidados paliativos hasta que le sobreviniera su total degradación.

Hablamos de un paciente común a todas las áreas de la administración pública en general. No se libra casi ningún país de tener estos pacientes, existan o no profesionales de la información, cuando se presenta un paciente de estas características es porque ha fracasado un Archivero. Eso debemos tenerlo muy claro. La situación descrita ilustra una realidad demasiado común en los ámbitos de los archivos y en muchos casos, fuera de ellos. La degradación documental debida a la actitud adoptada por los administradores hacia la conservación durante los últimos tiempos, en el sentido de que en su actuación tiene conocimiento abandonar el recurso informativo, con una total indiferencia ante todo lo que no repercutiera en beneficio directo del hombre, ha dado lugar a uno de los aspectos capitales que la Humanidad tiene planteados en la actualidad, la preservación de la memoria.

La Contaminación en los archivos se puede interpretar de distintas formas, considerando sobre todo, como la introducción en un medio cualquiera, idea, sustancia o forma de energía, con potencial para provocar alteraciones y  daños, irreversibles o no, en el objeto de nuestro análisis, el documento. Para ello es necesario que el agente contaminante, se introduzca por encima de la capacidad del medio para eliminarlo. Esto nos lleva a pensar que no solamente debemos pensar en que elementos se introducen, sino su cantidad. Para ello debemos también considerar el tiempo de acumulación lo que hace una cantidad acumulable. La permanente y constante acumulación de elementos nocivos para los documentos supone un desequilibrio grave en el sistema, hasta el punto de llegar a degradar completamente el soporte o las tintas y dar por perdido al documento.

En muchas ocasiones, solo los propios hábitos humanos los que pueden generar situaciones críticas sobre cuando no se tiene en cuenta que en la naturaleza se pueden producir efectos complementarios que agravan la situación. La presencia de un cierto elemento, aparentemente inocuo, puede incrementar la acidez del soporte papel y agravarse si estas substancias se combinan con otras existentes en la atmósfera del los archivos. Así tenemos que el uso de dos sustancias como la lavandina y el detergente, al combinarse forma cloramina, que se gasifica y es absorbido por la pulpa del papel con mucha facilidad acelerando su acidificación de una forma casi violenta, dado que en el lapso solo de unos meses, tenemos papel amarillado y quebradizo.

El desarrollo de grandes concentraciones industriales y urbanas en determinadas zonas, son fenómenos que, por incontrolados, dan lugar a la saturación de la capacidad atmosférica de los archivos cuando estos se encuentra cercanos a estas zonas, no obstante recomendaciones de profesionales sobre su ubicación edilicia, no siempre es posible realizar traslados a zonas mas seguras, por los costos que pueden representar, estos aspectos llevan a perturbaciones irreversibles del equilibrio de la química de los soportes documentas sean estos de cualquier naturales.

Los tipos de contaminación más importantes son los que afectan a los recursos naturales básicos y estos a su vez afectan y atacan a la naturaleza semiestable de los soportes documentales:

La atmosfera externa al depósito documental e interna, o dentro del depósito;

los suelos dadas las opciones del terreno que pueden tener emanaciones imperceptibles por su poca cantidad pero acumulables en el tiempo

la humedad, que transporta una variedad de elementos químicos y biológicos que pueden atacar con muchas facilidad determinados soportes como el papel, el papiro o el pergamino.

Debemos considerar también como contaminantes de una gran valor destructivo a las alteraciones ambientales más graves como son los escapes radiactivos, el smog, el efecto invernadero, la lluvia ácida, la destrucción de la capa de ozono, la eutrofización de las aguas o las mareas negras. Podríamos afirmar que estos análisis aun están en pañales, pero se hacen cada vez mas necesarios para lograr una adecuada conservación de la memoria social, puesto que con mayor frecuencia observamos:

1) Pérdida de los recursos de información y conocimiento: Al contaminarse y destruirse los soportes documentales, ya no pueden volver a ser utilizados, generando vacios en la memoria social.

2) Costos  elevados para suprimir y controlar la contaminación: Hay que pensar simplemente en los costos que conllevan la recuperación de información de restauración documental.

3) Costos de salud de los encargados de archivos: Este es uno de los aspectos que requieren mayor atención y que yo sepa, no se han efectuado serias investigaciones.

La lucha contra la contaminación atmosférica, así como la defensa del patrimonio social, la restauración y mejora de los documentos de interés cultural y artístico, la protección de la información, el tratamiento y eliminación de los agentes químicos y biológicos, la defensa de las zonas donde se encuentran los grandes depósitos documentales, la reinstalación de industrias fuera de las zonas urbanas que afectan también a sus pobladores como a sus documentos, la congestión del tráfico urbano, como mayor fuente de gases químicos que atenta a la salud humana en primera instancia, a sus productos en segunda instancia, la lucha contra el ruido, etc.… son aspectos interrelacionados que deben tenerse en cuenta sobre todo en las grandes urbes donde deben abordarse acciones o programas de actuación para la defensa de la memoria social.

Los archiveros perciben el carácter prioritario del problema de la contaminación. Pero nos es acompañado dentro de los intereses políticos nacionales, todo lo contrario, se le resta gravedad a estas situaciones que en muchos casos son de alerta. Para solucionar el problema de la contaminación es de urgente necesidad tomar medidas adecuadas a la magnitud del problema, puesto que la amenaza es también para el hombre, y nuestro principio es que “todo lo que le daña al hombre le daña al papel”. Principio que trato de inculcar conscientemente a mis alumnos en mi cátedra de Conservación y restauración documentaria.

1) El Estado esta en la obligación de preservar la memoria de su pueblo, por lo tanto es su obligación analizar los problemas de la contaminación en sus archivos, emanando leyes justas, vigilando su cumplimiento y sancionando a los transgresores. El problema documental es un problema que afecta al bien común, a la memoria social de los pueblos, y hace a la identidad de los pueblos.

2) La responsabilidad del Estado debe ser estructurada y distribuida con los gobiernos municipales, responsables directos de las disposiciones urbanas (basura, aguas servidas, parque automotor, áreas verdes, ruidos y emisiones contaminantes en su jurisdicción.

3) Los archiveros profesionales y los ciudadanos en general, deben tomar más conciencia del problema y contribuir a solucionarlo.

4) Educar a la población a través de las escuelas y medios de comunicación como televisión, radio, periódicos en el respeto por la memoria social, su patrimonio, y la erradicación de malos hábitos que favorecen a la contaminación ambiental.

Publicado el: 13/01/2008 / Leido: 12056 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:
Dejar comentario

Comentarios