La Información en la Descripción

Publicado el: 09/05/2011 / Leido: 5650 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:

INFORMACIÓN

Víctor Hugo Arévalo Jordán

La principal función del Archivo consiste en procesar la Información para acceder a los Documentos. Para brindar una Información eficiente, conoce cada uno de los pasos del flujograma documental; desde su creación hasta su archivado co­rrespondiente -cuando no interviene en la génesis documental-, persigue al Documento paso a paso, pacientemente, lo clasifica, lo ordena, lo describe, selec­ciona hasta llegar un momento que tiene toda la documentación depurada, arre­glada convenientemente para que el investigador y el usuario, pueda absorber la Información encerrada en los Documentos.

El estudio teórico de la Información es muy reciente, podríamos decir que surge después de la segunda guerra mundial. Existen dos puntos de vista para estudiar a la Información; como fenómeno y como proceso.

La Información como fenómeno se la considera como producida por agentes exter­nos al hombre, que influye sobre su consciente, modificando su conducta y motivándolo a tomar actitudes consecuentes.

La Información como proceso, es una consecuencia de la documentación que con­diciona conscientemente a las actividades del intelecto y repercute en el desarrollo individual y social.

La Información como proceso corresponde al Análisis Documental archivístico, como consecuencia de actividades desarrolladas por el hombre y está sujeta a la voluntad humana en su creación, organizada y suministrada según las necesidades del consultante.

Existe en la actualidad un sinnúmero de actividades en la Información, confor­mando teorías tendientes a estabilizarla como ciencia o como disciplina. Al respec­to existen problemas de terminología, como en todas las ciencias y disciplinas en formación.

Se propuso también la palabra Informología (Leupolt), que es de difícil aceptación por el predominio de otros términos no adecuados. Informología sería un sinónimo de Informatología, así el problema de la terminología continua.

En la actualidad, y aún en estudio existen proposiciones para dividir el problema de la Información, así se hablaría de:

Informología Inorgánica

Cuando hace referencia al soporte que contiene la Información como el papel, cintas perforadas, magnéticas, etc. Tal vez sea necesa­rio considerarlo con los diplomatistas y paleógrafos que realizan estudios sobre los soportes en su clasificación de materias duras: piedras, metales, mármol, etc., y las materias blandas: papel, papiro, pergamino, etc., alguna experiencia pueden aportar al respecto.

Informología orgánica

Cuando hace referencia al hombre como soporte de Información, un campo muy amplio y con perspectivas insospechadas.

Informología social

Que hace referencia a las labores de investigación sobre los sis­temas de clasificación, sistemas descriptivos.

Informología especializada

Que hace referencia a instituciones de cierta especiali­zación como las bibliotecas, los centros de documentación. La Informología espe­cializada incluye en su ámbito a la Información especializada como referencia a los aspectos culturales, científicos, técnicos, recreativos, prácticos, etc., tratados nor­malmente por especialistas de cada materia especifica.

Informología Documentográfica

Que se refiere a los procesos de clasificación, análisis, técnicas descriptivas, propiamente a las acciones y actividades realizadas por el Archivo. Documentografía es un término que intenta acercarse a biblio­grafía; paralelo al termino de Archivalía propuesto por Aurelio Tanodi.

Informatología documentalística

Que hace referencia a los procesos de comunica­ción, equiparable a la comunicación masiva.

Informatología técnica

Cuando hace referencia a los medios mecánicos y electróni­cos para el uso de la Información, propiamente sería lo que denominamos como Ingeniería de la Documentación.

En la actualidad se considera a la Información como un bien de consumo, es decir, es susceptible de ser comercializado y de ser estudiado desde un punto de vista socioeconómico. Al ser estudiado desde este punto de vista, aflora el término costo de la Información.

Lamentablemente la mayoría de los gobiernos de América Latina no han tomado plena conciencia sobre este problema, además que se requieren inversiones de gran escala para una adecuada ordenación de sus Archivos; estos crecen día a día, el desorden es mayor en la medida que crecen y las necesidades de Información au­mentan en la misma proporción que crecen los presupuestos necesarios para corre­gir estos errores.

La negatividad de eficiencia en la mayoría de los Archivos consiste en que la Información ha sido preparada con un fin prefijado, servir a la historia únicamente. En la actualidad este concepto está paulatinamente desechándose. Evidentemente, los ministerios de gobierno, de relaciones exteriores pueden producir documentación histórica, pero que sucede con los ministerios de economía, de industria y comercio, de agricul­tura?, lo más probable es que existan Documentos que permitirían la investigación especializada en estos rubros, toda inversión se justificaría desde ese punto de vista.

En la mayoría de los trabajos de Archivología que tuve oportunidad de leer, se ocupan esencialmente de la clasificación y ordenación, o de la DESCRIPCIÓN docu­mentaria, pero lamentablemente la Información no ha sido enfocada sino en térmi­nos generales, es decir se toma al Archivo como servicio de y para la institución que lo generó, y posteriormente, para un servicio a la comunidad a través de los Archivos históricos. Estos dos aspectos son esenciales en el Archivo, pero ello no quiere decir que sólo sirve para estos objetivos.

El problema es que en la mayoría de los casos, por el preconcepto que se tiene del Archivo, trabaja personal relacionado con la historia o las investigaciones históri­cas, de ahí que se generaliza la idea que el Archivo sirve únicamente a la historia.

También es de considerar que la selección documental ha sido elaborada con esas concepciones, es decir se desecha todo aquello que no sirva para la historia, lo cual es un error lamentable.

La Información es una clave esencial en el manejo documental, encerrando una gama de factores de bien común. Esencialmente desde el punto de vista del Archivo, la Información puede servirnos:

--Para el servicio a la entidad creadora.

--Para el servicio a la sociedad histórica.

--Para adquirir el conocimiento necesario en la evolución social.

--Como testimonio de la cultura de los pueblos.

--Como condicionante del comportamiento tanto individual como el medio social afectado.

--Como un bien de consumo que con el desarrollo de los pueblos se hace cada vez más necesario.

--Como poder; económico, político, social.

Publicado el: 09/05/2011 / Leido: 5650 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:
Dejar comentario

Comentarios