Propuesta de formación archivística

Publicado el: 23/08/2005 / Leido: 5608 veces / Comentarios: 1 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:

Propuesta de formación archivística


Lic. Carlos Alfonso Flores López

Docente ENA – Perú


La Escuela Nacional de Archiveros – ENA se encarga de formar Archiveros en el Perú como Escuela superior, en una carrera de cuatro años, desde 1995. Actualmente con siete promociones de egresados es el único centro especializado de formación archivística en mi país y podemos decir además que cuenta con una población estudiantil de 387 futuros colegas distribuidos en seis aulas y en dos turnos.


La ENA imparte conocimientos en un marco integral donde la archivística es la amalgama que relaciona todo lo impartido. Ser primero estudiante de la carrera y luego docente de curso general (Lengua) me ha permitido poder colaborar en este afán integrador de contenidos preparando al futuro Archivero para ser un profesional capaz de participar en un entorno multidisciplinario que se ocupe de la gestión de archivos.


La situación actual de apertura de la carrera en el mercado profesional, sobre todo del sector público, ha hecho que la demanda laboral se concentre en archivos de gestión donde la presencia del archivero obedece la necesidad de la administración por tener “soluciones en gestión de documentos” y así nuestros estudiantes desde su formación inicial se enfrentan a un trabajo compartido con otros profesionales (informáticos, administradores, financistas, etc.) con quienes debe participar en la conducción de las metas institucionales.


La forma de trabajo hace que la administración necesite la información para la toma de decisiones, el informático se ocupe de desarrollar aplicaciones de la herramienta tecnológica que permita su flujo y que el archivero tenga la responsabilidad de la evaluación y custodia de los documentos, independientemente del soporte o la información. Aunque cada uno tiene separado su aspecto de interés, la línea que precisamente diferencia los fueros archivísticos muchas veces es traspasada por la odiosa mala costumbre de la administración, sobre todo pública, de hacer que la ignorancia sea atrevida.


Notamos que en este medio laboral quien se ocupe de los archivos debe ser un profesional con suficiente insumo técnico y de formación multidisciplinaria para que pueda colocarse en el lugar correcto y haga respetar su fuero con la sola demostración de sus capacidades y habilidades. Demostración que deba pasar por el manejo de los otros “idiomas” profesionales y un sólido conocimiento de normas, tecnologías y avances archivísticos que otorguen precisamente lo que la administración exige: soluciones para la gestión de archivos. He allí la tarea de la ENA: Formar a dicho profesional.


¿Pero está preparado un estudiante de la carrera archivística para asumir este reto? Claro, dosificando las prácticas pre profesionales en función al avance académico por ejemplo se asegura un ejercicio que enseñe al estudiante y a su vez se produzca un beneficio que oriente el trabajo de archivos en la organización que le brinde las prácticas. Aunque se deba remarcar que son muchos los casos donde esta relación: nivel académico – desempeño laboral, es fracturada y son los propios estudiantes quienes repuntan responsabilidades y van haciendo tarea archivística que en la teoría aún no desarrollan, con todos los problemas que ello representa.


En ese sentido nuestra función docente también sobrepasa a un horario lectivo convirtiéndonos en asesores permanentes de nuestros estudiantes que en ejercicio son ya colegas, lo mismo sé que le ocurre a los egresados de la ENA quienes en efecto multiplicador, una vez que asumen proyectos o la conducción de un archivo, solicitan practicantes de la ENA y no solo los conducen en tareas técnicas sino que realmente los forman profesionalmente.


Puedo decir que la actividad archivística en mi país está experimentando una demanda creciente por archiveros sobre todo en archivos de gestión y que esta situación demanda precisamente una tarea formadora competitiva de parte de la ENA. En estos momentos se está replanteando el Programa Curricular así como la titulación para que se ajuste a un medio más dinámico y exigente que nos hace competir en progresión aritmética acelerada con la tecnología, que se debe impartir en las horas de clase de la ENA: de lunes a viernes de 6 a 10PM y los sábados de 8AM a 2PM.


En Praga tuve la experiencia de ver cómo el requerimiento de profesionales en archivos era cubierto con la preparación in situ o por la propia práctica de los aspirantes a archiveros logrando buenos resultados cuando de especialización se trataba pero no así dejaba de sentirse la necesidad de un estamento de capacitación a modo de escuela o instituto de formación profesional. Cuando el año pasado nos visitó el Director de la División de Conservación del Archivo Checo quedó sorprendido con lo numeroso de la población estudiantil de la ENA y en la traducción de sus palabras “…cuánta juventud e interés se ve en este lugar…” – nos dijo. Ese es el sello de la ENA y creo que a la larga el aporte a la archivística peruana, ser escuela de las nuevas generaciones de profesionales de esta importante profesión.


Publicado el: 23/08/2005 / Leido: 5608 veces / Comentarios: 1 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:
Dejar comentario

Comentarios

De tanto navegar ingresé a lo que me agradó siempre lograr una capacitación archivística, soy docente de Lenguaje pero mi primera carrera fue de Secretaria, sobresaliendo en ella, y en el aspecto de archivo, ahora ya con cierta edad y esperiencia me agradaría ahondar el tema para así lograr un cambio de trabajo, podría ser en una biblioteca o centro regional archivístico,inclusive enseñar a Secretarias, como lo estuve haciendo,durante 10 años agradeceré su valiosa información.Soy de Huancayo

Flor de María Lozano Sierra (27/11/2012)