cornrow using synthetic hair human hair weft bundles clip in hair extensions uk cheap african american wigs for sale mink hair vendors in china blonde wig uk light blonde hair extensions best shampoo for blonde hair extensions hair extensions clip in medium length hairstyles with bangs best babyliss hair dryer for thick hair lace front wigs uk
Articulos | MundoArchivistico.com

Educación judía, archivos y memoria en Santa Fe.

Publicado el: 26/08/2006 / Leido: 6450 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:

1er. Congreso Archivístico de las Américas Archivos Públicos y Privados

Segundo Encuentro de Archivos Religiosos

Métodos y Tecnologías 28, 29, 30 y 31 de Agosto de 2006 Santa Fe – Argentina

Autores:

Andres Efron – Clara Matzkin – Juan Cruz Giménez

Institución: Escuela J. N. Bialik – Particular Incorporada – Santa Fe

Dirección: 4 de Enero 2539

Teléfono: 0342 – 4558119

Ciudad: Santa Fe

Mail de contacto:


Abstract de la ponencia:


Educación judía, archivos y memoria en Santa Fe.

Aproximaciones teóricas y metodológicas en su centenario.


Como afirma Bruno Groppo “… la memoria no es una restitución idéntica de los eventos pasados, sino siempre una reconstrucción del pasado en función de los problemas y las preocupaciones del presente. El recuerdo de un mismo suceso varía en el tiempo, asumiendo significados distintos según los momentos y las épocas en las cuales viene evocado.” El presente escrito es una forma de acceso a las “preocupaciones del presente” que la Escuela J. N. Bialik de Santa Fe como parte de la comunidad israelita de Santa Fe ha priorizado como programa de trabajo. La justificación del primer centenario de presencia institucional (desde octubre de 1905) en la localidad es el contexto preciso para iniciar un programa de recuperación de fuentes escritas, orales y documentales propias de la Educación Judía en sus distintos momentos.

De este modo, la práctica de investigación sobre las líneas de acción, su registro, análisis y organización de archivo… permite dar cuenta de algunas cuestiones teóricas y metodológicas con la que nos hemos encontrado en este tiempo de trabajo. Cabe aclarar que no se trata de un trabajo reducido a documentos religiosos en sentido estricto, sino a los documentos y fuentes orales relacionadas con la educación confesional y no en particular a los oficios religiosos de la comunidad. Sin embargo, es imposible emprender el análisis de las distintos desafíos en la práctica de investigación sin comprender dimensiones culturales, de tradición, linguísticas e históricas de una identidad mayor.











Educación judía, archivos y memoria en Santa Fe.

Aproximaciones teóricas y metodológicas en su centenario. 1


Todo texto implica una selección y una organización para su exposición. En este caso, en respuesta a la convocatoria del Congreso de Archivística, encontramos la justificación necesaria para practicar el ejercicio de la escritura. Tres conceptos articulan las líneas del presente escrito, ya enunciados en el título. Como primer objetivo se trata de introducir al lector a la temática de la Educación y sus características dentro de la concepción comunitaria. La educación judía en la ciudad de Santa Fe capital actualmente festeja su primer centenaria, por lo que la motivación es mayor. Pero la definición de la educación, su rol y su función tienen aspectos implícitos a la práctica de la transmisión y aprehención desde una perspectiva derivada de la tradición, la historia y las fuentes religiosas de la comunidad.

En segundo lugar, la recuperación del pasado de la institucionalización educativa en torno a la comunidad judía en la ciudad capital lleva a pensar sobre un segundo concepto importante: la memoria. La memoria, su definición, el compromiso y su dimensión es un ejercicio que la misma tradición funda para comprender que se trata de un mandato y no de una alternativa. Algunas líneas sobre la definición de la “memoria” y su lucha “contra el temor al olvido” permiten ubicar al lector en relación al último punto: las observaciones teóricas y metodológicas sobre las fuentes primarias de acceso y la sistematización de los archivos.

Finalmente, la última parte del trabajo está constituida por las observaciones que la propia práctica permite registrar apartir del trabajo en equipo ya iniciado y el Programa Memoria e Historia que se viene llevando adelante en torno al centenario de la educación judía en Santa Fe capital. Si bien no se trata exclusivamente del trabajo con fuentes religiosas, la historia de esta institucionalización es inseparable de la definición de un “nosotros” colectivo que legitima, reproduce y define las prácticas educativas.


  1. Apuntes históricos sobre la Educación Judía en Santa Fe.

Antes de entrar al ejercicio de la escritura en una clave retrospectiva, deberíamos comprender que es lo que enunciamos cuando hablamos del concepto “educación” desde la misma concepción comunitaria.

En cuanto al contexto de institucionalización debemos remontarnos a finales del siglo XIX en la ciudad de Santa Fe. La primera organización de la documentación reunida fue tarea del Dr. Marcos Curzón, quien –como afirma Bruno Groppo- ha priorizado que parte de la preocupación de nuestros tiempos es la recuperación de la historia y la memoria del conjunto de individuos relacionados con la educación comunitaria. Los orígenes permite ubicarnos en 1895 desde el momento en el que un grupo de judíos de mayoría sefaradíes2 se radicó definitivamente en la ciudad. Así es como se inicia la Asociación Hebrea Sefaradí con actividad intermitente por lo menos hasta 1921.

La comunidad radicada verá llegar nuevos integrantes durante las primeras décadas del siglo XX en donde una gran mayoría de judíos ashquenaziés3 fue aumentando en su llegada. Lo que modificó radicalmente la composición comunitaria local. Y con la llegada de nuevos integrantes, las necesidades y definiciones cambiaron. De este modo un grupo de 32 socios fundadores reunidos en la propiedad de David Stolan y Moises Katzovich establecen la Sociedad Unión Israelita de Socorros Mutuos de Santa Fe.

Las expectativas son mayores, Santa Fe en relación con Buenos Aires comparte los mismos intereses. Definir un lugar donde la tradición encuentre el espacio para mantener sus costumbres, las prácticas comunitarias y la eduación. Así es que se inició la búsqueda del Bet Am (Casa del Pueblo) 4 donde se practiquen y ofrecieran los servicios religiosos, las actividades sociales y culturales,y - finalmente- lograr la construcción de la sinagoga (objetivo que debió quedar pospuesto por problemas económicos).

Los registros de Curzón indican que en 1911 se adquiere un terreno comunitario en la calle Mendoza y Boulevard Zavalla, lugar en el que se construye una habitación para que funcione la sinagoga. Además en 1917 se alquila otro lugar o inmueble céntrico en 1º Junta y Urquiza para definir de una vez el lugar propicio para la escuela y la sinagoga. Dos instituciones fundantes de las prácticas, la tradición y la memoria de la Comunidad. Transitando la segunda década del siglo XX se tradujeron en el ámbito local los principios difundidos por Teodor Herzl5 y así mismo se produjeron concresiones como la Sociedad Tiferet Sion. Los principios del sionismo internacional se convirtieron en una fuerte idea para la amplia comunidad y su identidad.

Hasta 1926 hubo que esperar para la inaugración de un nuevo espacio, el edificio propio de calle 1º de Mayo entre Mendoza y Salta que permitió materializar un verdadero Bet Am. Educación, historia, identidad, prácticas culturales, juveniles, deportistas y de ayuda mutua fueron posibles y claramente definidas en este nuevo espacio. Pero lo más importante en las prioridades era la Escuela y la Sinagoga que diariamente concentraba la atención. Así se sucedieron en el salón principal del edificio nuevo los Iamin Noraim6, casamientos y bar – mitzva7, y el uso abierto a otras instituciones no confesionales de la localidad.

Revisando lo investigado, la Sociedad Sionista fue piedra angular para la concentración de fuentes, la redefinición comunitaria y la cristalización de las prácticas de identidad colectiva. Esta Sociedad a su vez cumplió las funciones de Kehilá8 y posteriormente de Jevrá Kedushá9 (encargada del cementario comunitario) dejando lugar a la Comunidad Israelita de Santa Fe en 1957. La primera sistematización de fuentes que se registraron en el Museo, en la Escuela Bialik, en la Kehila por parte de M. Curzón señalan la participación de un grupo original como Isacc Melman, León Cohan, Ezequiel Cohan, Wolf Caminsky, E. Tisembaun, David Stolan, Moises Kasovich, Marcos Brailowsky, Meerof, Idelson, Kremeñesky, Azvalinsky, Schner, Marguly, Disatnik, Wexler, Nusmovich, Edelman, entre otros.


  1. Los juegos de la Memoria y la Historia desde la Comunidad.

La memoria condensa tres tiempos: el presente, que es el momento en

el que recordamos o revivimos un pasado que se nos viene, aunque no lo

queramos; la intencionalidad del futuro y, generalmente, su asociación

con algo que está ocurriendo en este momento.”

George Orwell



En esta segunda parte del trabajo habíamos indicado que nos preocupaba dejar precisada una definición: la memoria. En primer lugar no podemos hablar de “una memoria judía” en sentido únivoco, esto es imposible. El ejercicio de recuperación y construcción de la memoria o de las memorias es una actividad humana y por lo tanto una actividad con variaciones y alternativas (sin dejar por ello de asumir pretensiones de objetividad). Pero la identidad judía no puede comprenderse sin el rescate de la memoria, sus orígenes, su constitución histórica, las migraciones, las fuentes religiosas no dejan de remarcar el compromiso hacia lo identitario, las construcción de un “nosotros” que aprenda y se integre con los otros colectivos. Pero de todos modos el siglo XX no puede ignorarse desde sus efectos para fundar el sentido de la “memoria” y la “historia” para la comunidad judía luego del Holocausto (Shoa). 10 De modo que la Shoa o “la catástrofe del exterminio judúio renueva entre los supervivientes la necesidad del mandato bíblico del recuerdo, que reposa en este caso en un cambio fundalmental: se transfiere del ámbito religioso al profano.11

Como sosteníamos en la presentación del trabajo en palabras de Bruno Groppo: “… la memoria no es una restitución idéntica de los eventos pasados, sino siempre una reconstrucción del pasado en función de los problemas y las preocupaciones del presente. El recuerdo de un mismo suceso varía en el tiempo, asumiendo significados distintos según los momentos y las épocas en las cuales viene evocado.” 12

Introduciéndonos en el tema, podemos afirmar que la transmisión en la cultura judía esta atravesada y sostenida por un mandato que es el de “pasar la herencia que nos legaron las generaciones que nos antecedieron”. Nos constituimos así, en “pasadores” de una memoria.  Como afirmamos en la introducción este trabajo presenta el abordaje de fuentes que no se pueden definir como pertinentes a fuentes “religiosas” en el sentido más acotado de su ejercicio. Ya que hemos trabajado en particular fuentes cuya fundamentación, sentido o circulación esté derivada de las interpretaciones de las fuentes bíblicas. Y en esto hay que ser claros, se trabaja la educación, la transmisión, el aprendizaje, la escuela judía en sus distintas dimensiones a través de esas fuentes que tienen un origen civil. Pero aquí lo dicotómico, la explicación de algunos tópicos como el ejercicio de la memoria, su construcción y el compromiso para la comunidad no pueden pensarse desde fuera de la tradición judía. Como bien señala J. Cuesta Bustillo “… la tradición judía es desde sus or´gienes la tradición de la memoria por excelencia. La biblia es el libro del recuerdo… El mandado bíblico es un imperativo para todo el pueblo y es doble: recordar y su antónimo, no olvidarse, pues este verbo tiene en la Biblia un sentido negativo y es siempre el reverso de la memoria.13

No podríamos llegar al absurdo de hacer una tipología de correspondencia entre grupo social y uso de la memoria, no hay argumentos en este camino. Pero sí hay particularidades, en la tradición judía “recordar” es fundamental y constitutiva de la escencia comunitaria (por definirlo de algún modo). Prima la tradición del recuerdo sobre la tentación de convertirse en una nación de historiadores como sostiene Bustillo.

Cuando hacemos referencia al concepto o a la raiz conceptual “memoria” en hebreo... la nombramos como zejer, zikaron.... “Somos los responsables de pasar el fuego,de encender la llama de una generación ,con el fuego de las generaciones que nos anteceden....Lehadlik ner miner: ..encender una vela con y desde otra , pues somos los responsables de pasar el fuego , y a su vez el que lo recibe es responsable de continuar con el pase de aquello que heredó.”14

Cuando del pasaje de objetos de la cultura se trata, es decir cuando algo pasa, nos pasa, les pasa, conceptos como archivo, memoria, tradición se enlazan en un interjuego que dan cuenta de ese pase. La función del archivo y la memoria consisten en develarnos el pasado desplegando un puente en el presente para dar la palabra a quienes no están con nosotros.

Entendemos el pasado como un recuerdo que está siempre a la misma distancia y esto nos permite vivir la experiencia de ese pasado en el que no se tuvo intervención o experiencia. Franz Rosenzweig en su libro “La estrella de la redención” nos dice : “… el recuerdo histórico no es ningún punto fijo en el pasado que esté cada año, un año mas pasado, sino que es un recuerdo siempre igual de cercano, que propiamente no ha pasado sino que es recuerdo eternamente presente” . La tradición judía – siguiendo a Cuesta Bustillo- evoca un pasado histórico – alejándose del tiempo mítico y del de los arquetipos, más propio de las religiones- pues en ella el tiempo histórico se puebla de hechos y de realidades y son éstos los que importan. Dos canales son fundamentales: los ritos y los relatos. Las fiestas son centrales entre los primeros junto al calendario y las celebraciones del ciclo natural. En cuanto a los segundos (relatos) es la poesía oral. De este modo rito y relato dan continuidad a la memoria.

En el idioma hebreo encontramos una misma palabra que nombra a la educación y a la inauguración, en efecto: jinuj , que significa educar y januca – que significa inauguración- provienen de la misma raíz. Y entendemos que la educación no es posible si no está estrechamente ligada al archivo y a la memoria, si perdemos la capacidad de retener y trasmitir los relatos. Pero a su vez implica un compromiso para apostar a una cultura de la memoria.

Para seguir siendo es importante seguir recordando y el sostén del recuerdo requiere que sea colectivo , no para banalizar el pasado, pues consideramos que el sentido que de “aquello que relatamos no esta fijado de manera terminante, sino justamente la memoria y el relato del pasado implica resignificar los sentidos dados para que no ayuden a asignarle a nuetro presente un sentido diferente.” Y si volvemos a la doble significación de la palabra jinuj y januca es decir educación e inauguración , el desafio en la educación judía se relaciona con la inauguración constante de aquello que pasamos a través de la memoria y el archivo.

El concepto de arkhé que nos ofrece Derrida, nos propone considerar el archivo no como un lugar donde se guardan los recuerdos, las memorias , sino que se trata de remitirse a un origen y a sus interpretes y no a una memoria entera, como si fuera un solo texto. Hay quienes se mecen en la ilusión de una transmisión ininterrumpida, que sueñan con una cadena generacional en el que los eslabones se abrochan sin fallas.

Consideramos la educación específicamente en la relación de aprendizaje, lo que se guarda, lo que se custodia; supone un compromiso con la transmisión de algo que nos atrevemos a interpretar, entendido como una invitacion a que nuevos significados se revelen .


  1. A propósito del Proyecto Archivos de Educación Judía.

Para finalizar, este tercer punto simplemente se trata de observaciones de índole teóricas y metodológicas que nos fueron apareciendo desde la misma gestación del proyecto de sistematización de archivos de documentación y su trabajo. En principio, a finales del año 2003 un grupo de docentes, integrantes de la comunidad, directivos de la Escuela J. N. Bialik y un amplio grupo de colaboradores definió las lineas de un proyecto ambicioso pero necesario. La motivación de primer centenario de la Educación judía en Santa Fe concentró nuestra atención y se definieron los objetivos del proyecto.

Al año siguiente algunas actividades se fueron concretando en vistas de alcanzar esos objetivos. Nuestra idea original fue acotar el horizonte, ya que la tarea nos parecía apasionante pero sin organización y prioridades sería imposible. De este modo el proyecto se presentó en distintos centros de evaluación, se buscó financiamiento, especialistas y otras cuestiones pertinentes. Se trabajo articulando la idea de asistir a los centros con documentación relacionada con la Comunidad y las instituciones vinculadas, la dimensión que es el mismo alumno quien debe convertirse en parte activa y partícipe de la búsqueda y fortalecimiento de la memoria colectiva, la articulación con el Museo de la Comunidad entre otros. 15

La institución fijó su horizonte de prioridad en un programa decisivo para la gestión, organización y sistematización de la información del colectivo de identidad. Como afirma Arévalo Jordán:

Todas las instituciones requieren de información permanente, este concepto es entendido en todos los niveles de las organizaciones. El almacenamiento de la información en los sistemas de archivos, es consecuencia lógica de este entendimiento. Entendimiento y consecuencia, se tornan perjudiciales si no se estudia como una problemática completa y global en la gestión institucional. La información, fijada primero sobre soportes de uso administrativo, y luego conservada en los archivos de las instituciones, erróneamente no se traduce como recurso de conocimiento.” 16

El programa permitió distintas alternativas, como la ya mencionada bajo la dirección de Marcos Curzón en particular trabajando sobre fuentes escritas, libros de actas, libros de reuniones, cartas, entrevistas de distintos actores educativos en la comunidad. En una reunión pudimos observar las fuentes, los archivos, y nos encontramos con importantes sorpresas y no menores dificultades. Por ejemplo, las primeras actas escritas por la Comunidad Israelita fueron transcriptas en lengua Idish17 por lo que su traducción es todo un proceso.

Por otro lado, el segundo grupo de trabajo estuvo centrado en la sistematización y definición de la memoria a través de fuentes orales en particular. De hecho hubo una primera etapa de preparación del cómo y qué trabajar de las fuentes orales. ¿cómo participar desde un rol activo tanto docentes como alumnos en la construcción de la memoria y su interpretación? La tarea no era sencilla, pero no queríamos hacerla improvisada, así que fuimos registrando todas las reuniones, el trabajo en las clases hasta que llegó el momento de elaborar los cuestionarios para los entrevistados seleccionados.

De este modo, alumnos de EGB tercer ciclo y de la educación polimodal, una vez introducidos en los talleres pudieron seleccionar familiares para ser entrevistados. Accedieron a los medios técnicos y se logró un conjunto de 15 entrevistas de padres, abuelos y en algunos casos miembros familiares que atravesaron a la Escuela en los últimos años. Digamos que decidimos comenzar por la contemporaneidad y no en sentido inverso. Posteriormente el grupo de docentes a cargo de los talleres continuó con la desgrabación de las entrevistas obtenidas y su traducción en texto escrito.


  1. A modo de cierre:

Como ejercicio de cierre del presente escrito, nos interesa remarcar que si bien se trata de los inicios de un proyecto ambicioso, consideramos que la búsqueda y registro de bases documentales relacionadas con la Educación Judía en la localidad de Santa Fe es un programa que recién está dando sus primeros pasos. La propuesta en este encuentro es dar a conocer los avances alcanzados en esta primer etapa, donde los alumnos de la escuela, sus familiares, docentes y colaboradores piensan en primera persona al respecto.

Museo y Escuela son el binomio en que se piensa la kehilá, con esta organización de fuentes primarias de consulta, la responsabilidad “heredada” de comunicar y mantener viva la memoria de la comunidad y sus vínculos con otras instituciones será factible. Ya que no solamente estamos haciendo referencia al pasado de una “comunidad” minoritaria, sino a una parte del pasado de lo local como espacio resultante de la confluencia de tradiciones.

La búsqueda ya ha sido originada y el proceso es gradual, pero el compromiso es mayor, a muy pocos días de una jornada lamentable – el atentado a la AMIA- en la memoria colectiva (de la comunidad judía y de la sociedad argentina) la construcción de la memoria y su recuperación es un deber.








Bibliografía consultada:

Rozitchner, León. “Filosofía y terror”, en Freud y el problema del poder. México DF, Plaza y Valdés, 1987, pp. 171-172. Artículo escrito originalmente en 1972.

Milmaniene, José. El Holocausto. Una lectura psicoanalítica. Buenos Aires, Paidós, 1996.

Unger, Eugenia. Holocausto. Lo que el tiempo no borró. Buenos Aires, Distal, 2003.

Wapner-Lewin, Paie. Mi obligación de contar. Recuerdos de una maestra del Gueto de Vilna. Buenos Aires, Acervo Cultural Editores, 1999.

Zytner, Rosa. De Silencio... entierros... desentierros. Reflexiones sobre “El secreto” y “Testigos”, de Eugenia Bekeris. Julio de 2002, en http:

//www.querencia.psico.edu.uy/revista_nro5/rosa_zytner.htm (17/8/04).

Traverso, Enzo. “La memoria de Auschwitz y del comunismo. El ‘uso público’ de la Historia”, en Memoria. Revista Mensual de Política y Cultura, Nº 166, diciembre de 2002, en http://www.memoria.com.mx/166/traverso.htm (6/8/04).

Todorov, Tzvetan. “Lo verdadero y lo justo. El trabajo de la memoria”, en Le Monde Diplomatique / El Dipló. Buenos Aires, abril de 2001.

Steiner, George, citado en Hassoun, Jacques. El exilio de la memoria. La ruptura de Auschwitz. Buenos Aires, Xavier Bóveda Ediciones, 1998.

Rosenzweig, Franz, citado en Brodsky, Patricio. “La Shoá como memoria colectiva. Representación, banalización y memoria”, en Nuestra Memoria, Año IX, N° 21, abril de 2003. Buenos Aires, Fundación Memoria del Holocausto.

Wang, Diana. Lo judío. Reflexiones de una judía “nueva”, mayo de 1998, en

http://www.hexabus. com/personal/Diana/c_serjud.html (7/8/04).

Milmaniene, Magalí. “Algunas reflexiones sobre la identidad judía después de la Shoá”, ponencia presentada en las “V Jornadas Nacionales de Sociología”. Buenos Aires, 2002.

Rahola, Pilar. “A favor de Israel”, en Análisis, Vol. XXIII, febrero de 2003.

En http://www.revistaanalisis.com/2003/03-02/internacional.html.

Groppo, Bruno. “Memoria y olvido del pasado nazi en la Alemania de la segunda posguerra”, en Memoria. Revista mensual de política y cultura. Nº 164, octubre de 2002. En http://www.memoria.com.mx/164/groppo.htm (7/8/04).

Linchet, Dominique. “Memoria, transferencia y reconstrucción”, en Nuestra Memoria, Año XI, N° 24. Buenos Aires, Fundación Memoria del Holocausto, enero de 2005.

Sonis, Natan. Acerca de la memoria, su función y para qué sostenerla, en Hagshamá. El lugar de los jóvenes en la Organización Sionista Mundial, 1º/8/99,http://www.hagshama.org.il/es/recursos/view.asp?id=530 (3/8/04).

Vila de Prado, Roberto. “Las identidades colectivas entre la construcción y la reconstrucción”, en Revista de Humanidades y Ciencias Sociales, Vol. 5, Nº 1, junio de 1999. Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, Universidad Autónoma Gabriel René Moreno.

Todorov, Tzvetan. La memoria del mal, en UNESCO.org, http://www.unesco.org/courier/1999_12/sp/dossier/txt01.htm, 5/6/2004

Groppo, Bruno. “Memoria e Historia”, en Políticas de la Memoria, Nº3, Buenos Aires, 0ctubre de 2000.

Cuesta Bustillo, J. “La memoria del horror, después de la II guerra mundial” en CUESTA BUSTILLO, J. (ed.) Memoria e Historia, Pons, Madrid, 1998.

Jelin, Elizabeth, Las conmemoraciones: Las disputas en las fechas “in felices”, Madrid, Buenos Aires, Siglo XXI. Ver también “Fechas de la memoria social. Las conmemoraciones en perspectiva comparada” en Voces recobradas. Revista de Historia Oral, año 3, num. 10, Buenos Aires, 2002.

Jelin, Elizabeth, Los trabajos de la memoria, Siglo XXI Edtores, Madrid, 2002.

Arfuch, Leonor (comps.) , Identidades, sujetos y subjetividades, Prometeo Libros, Buenos Aires, 2002.

Carnovale, Lorenz, Pittaluga (comps), Historia, Memoria y Fuentes Orales, CEDINCI, Memoria Abierta, Buenos Aires, 2006.

Dora Schwarzstein, Introducción a las fuentes orales en el aula, FCE, Buenos Aires, 2001.

Benadiba, Laura and Plotinsky, Daniel 2001 Historia Oral. Construcción del archivo histórico escolar. Una herramienta para la enseñanza de las ciencias sociales, Novedades Educativas, Buenos Aires, 2001.


1 El presente trabajo es autoría de los prof. Clara Matzkin; prof. Andrés Efron y prof. Juan Cruz Giménez. Pero no sería posible el mismo sin la importante colaboración de un grupo mayor de personas que desde el año 2004 integran un equipo mayor. Entre ellos la prof. Susana Molinas y le recientemente desaparecido Dr. Marcos Curzón en su memoria.

2 Denominación genérica a los judíos que fueron expulsados de España y Portugal (1492,1497) y que se asentaron principalmente en países del imperio turco, en Israel, en América y en algunos países de Europa.


3 Denominación genérica a las congregaciones judías que habitaban en Italia, Francia, Alemania, Polonia y Rusia, y que fueron influenciadas por las costumbres religiosas de los judíos de Alemania, o de Ahkenaz. (Ashkenaz es Alemania)

4 Originalmente hacía referencia a las sinagogas y a las casas de estudios religiosas. Con el transcurrir del tiempo se denominó Bet Am, a aquellos edificios destinados a reuniones sociales, culturales y religiosas de la comunidad judía.


5 Biniamín Teodoro Hertzl (1860-1960) Escritor y político, padre del movimiento sionista y creador del sionismo político. Desde su juventud se encargó de la problemática judía, de la persecución de los judíos y el antisemitismo. El juicio de Dreyfus lo llevó a la conclusión que la problemática judía se solucionará solo por el camino político nacional. En 1896 publicó su primer libro “El Estado de los judíos”.

6 Iamím Noraím: “Días Terribles”. Denominación a la Festividad de Rosh Hashaná (año nuevo) y Iom Kippur (Día del perdón y la expiación). Días terribles hace referencia a la ardua tarea que cada judío debe llevar a cabo en esta época de autoevaluarse y mejorarse como ser humano.

7 El casamiento junto con el nacimiento y el Bar mitzvá,, constituyen los distintos ciclos de la vida judía. La unión religiosa es fundamental para cualquier judío ya que de esta manera, y a partir de la procreación, se cumple con unos de los preceptos que establece agrandar al pueblo de Israel. El casamiento es denominado “Kidushín”, o santificación. Por esta ceremonia se santifican los casados.

8 Kehilá: Comunidad. Denominación a la organización social que adoptaron los judíos en la diáspora luego que fueran expulsados de su tierra natal (Israel) en distintas épocas.


9 Sociedad Santa. Dada la tarea que desarrollaba se la denominó de esta manera. La muerte también constituye uno de los ciclos de la vida judía y también posee rituales de santificación.


10 Recomendamos la lectura de Brodsky, Patricio, “Discurso y decurso, Reflexiones sobre la memoria histórica, la identidad en el judaismo post Shoa” en Revista Nuestra Memoria, FMH, Buenos Aires, Nº 25, 2004.

11 Cuesta Bustillo, Josefina, op.cit, pág. 83.

12 Bruno Groppo, especialista en trabajos de investigación sobre la memoria y su definción intelectual desde grupo colectivos ha producido importante bibliografía al respecto. La cita es suficiente para nuestros fines, de todos modos queremos rescatar la continuidad de la idea sobre la memoria: “La memoria, en tanto presencia del pasado, es el fundamento de la identidad. La memoria colectiva; es decir, la memoria compartida por un grupo social, reasume y reelabora la historia de este grupo en función del presente, seleccionando ciertos aspectos del pasado, destinados a ser recordados y transmitidos, y condenando otros al olvido. Las identidades colectivas, incluidas las identidades nacionales, son –en gran medida– el resultado de este trabajo de memoria, que presenta dos características esenciales. Ante todo, es una obra de selección entre los innumerables elementos que componen el pasado. La memoria es selectiva. En efecto, es imposible recordar íntegramente el pasado: sólo una parte de él permanece impresa en la memoria, mientras el resto cae en el olvido. Por lo tanto, memoria y olvido son indisociables, como las dos caras de una misma medalla o dos aspectos de una misma realidad. Es importante observar que también el olvido interviene en el proceso de construcción de la identidad, en particular de las identidades nacionales, que están fundadas precisamente sobre el olvido compartido de muchos aspectos del pasado (...). La segunda característica consiste en que la memoria no es una restitución idéntica de los eventos pasados, sino siempre una reconstrucción del pasado en función de los problemas y las preocupaciones del presente.” Cfr. Bruno Groppo en “Memoria y olvido del pasado nazi en la Alemania de la segunda posguerra”, en Memoria. Revista mensual de política y cultura. Nº 164, octubre de 2002.

En http://www.memoria.com.mx/164/groppo.htm (7/8/04).



13 Cuesta Bustillo, Josefina, “La memoria del horror, después de la II guerra mundial” Citando así mismo los trabajos de Y. H. Yerushalmi en Zakhor, memoire et histoire juive (1984).

14 Las entrevistas de la primer selección de fuentes orales, personas ya con larga trayectoria en la Comunidad israelita en Santa Fe fueron fundamentales para realizar en este escrito una somera descripción de los conceptos trabajados. Las entrevistas en la primera etapa (2005) fueron cinco y se realizaron desde la escuela Bialik con los registros correspondientes, en particular agradecemos a Rosa Lacher.

15 Algunas actividades tuvieron un avance importante durante el año 2005, como el viaje a instituciones vinculadas con el trabajo y recuperación de fuentes y la construcción de la memoria. Con este fin un grupo importante de alumnos y docentes de la Escuela Bialik asistió a una jornada en el Museo de la Memoria en la ciudad de Rosario y la conferencia del especialista Rubén Chababo. A los pocos meses, en el mismo programa, visitó la escuela la Dra. Teresa Suarez para trabajar en una conferenncia con alumnos y docentes a propósito de Teoría y Metodología sobre Fuentes Orales. Escuela, alumnos, docentes se fueron preparando para un trabajo más arduo que sería desarrollado durante el segundo cuatrimestre del año 2005 en distintos talleres. No dejamos de remarcar que la gestión escolar impulsa la reflexión histórica y ejercicio de la memoria en instancia frecuentes como actos escolares y en particular sobre la Shoa. Así es como también durante el mismo año, estuvo en la Escuela la Sra Ella Bernat, sobreviviente de Auschwitz y los alumnos, docentes y comunidad toda pudo participar de distintas actividades con la misma.

16 Arévalo Jordán, Victor Hugo, El acto proyectual de los archivos, y continua: “Para salir airosos en nuestra función de conservadores del pasado, debemos ante todo ser comunicadores, no sólo en el sentido limitado de propugnar un punto de vista o de mejorar nuestra imagen pública (aunque esto puede resultar necesario a veces) sino porque ello se deriva más bien de la impresionante tarea de transmitir la memoria colectiva de una generación a la siguiente, aumentando la capacidad de recordar y cargando esa memoria con los recursos dignos de ser conservados permanentemente, lo cual constituye quizá la labor más difícil de todas”.

17 Idish. Variedad lingüística dialectal adoptada por los judíos ashkenazíes. El Idish es una variedad compuesta por vocablos del idioma alemán y léxico del hebreo. La grafía que adopta es la semítica (la del hebreo) pero con una sintaxis y normativa diferentes que las acerca al idioma alemán. El Idish fue la lengua por excelencia de los judíos ashkenazíes que le sirvió para escribir literatura, tratados religiosos y para el desarrollo de la vida diaria. Muchos de los judíos que llegaron de esa zona la siguieron utilizando por muchos años. En la actualidad son reducidos los grupos que la practican.


Publicado el: 26/08/2006 / Leido: 6450 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:
Dejar comentario

Comentarios