EL CENSO GUIA DE ARCHIVOS DE ARGENTINA 2008: BALANCES Y PERSPECTIVAS DE TRABAJO

Publicado el: 11/10/2009 / Leido: 8569 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:

EL CENSO GUIA DE ARCHIVOS DE ARGENTINA 2008: BALANCES Y PERSPECTIVAS DE TRABAJO.

Autor: TARUSELLI, Gabriel Darío.

Licenciado en Historia, Universidad Nacional de Luján

Coordinador Departamento Documentos Escritos - Archivo General de la Nación Argentina.

Alem 246, Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Tel: 011 43313730

gtaruselli@mininterior.gov.ar

EL CENSO GUIA 2008: generalidades, antecedentes, ámbito, objetivo y propuesta de trabajo.

El Censo Guía de Archivos es un instrumento descriptivo de características especiales que relaciona dos instrumentos de descripción: el Censo y la Guía. El primero es importante porque permite obtener información sobre el estado general de la situación de los Centros de Archivo en un área geográfica concreta; y la segunda comunica a los investigadores sobre los fondos documentales que conserva el Centro, de manera panorámica.  Los antecedentes del Censo Guía se encuentran en España, el primero se realizó en el año 1960 y estuvo a cargo de la Inspección General de Archivos y los posteriores del Centro de Información Documental de Archivos (CIDA); el objetivo era censar todos los archivos españoles y realizar su difusión a través de los Puntos de Información Cultural o PIC.  En la actualidad se realiza a través de la Página Web de la Subdirección General de Archivos Estatales.   En España el Censo Guía se ha desarrollado en torno a dos objetivos: por un lado como instrumento de control y conservación del Patrimonio Documental; y por otro, como difusión y conocimiento de los archivos en la administración, hacia los ciudadanos y los investigadores. Más adelante, con los mismos objetivos, se proyectó hacia los países de ámbito hispano.  La elaboración de la base de datos del Censo Guía de Archivos de España e Iberoamérica se inició en 1979 con la colaboración de instituciones archivísticas de diversos países y con el propósito de ofrecer información general sobre archivos públicos y privados de Iberoamérica, con posibilidad de acceso a los datos vía Internet.

 Durante los meses de enero a junio de 2009,  gracias a un acuerdo entre el Ministerio de Cultura de España y el Archivo General de la Nación, se concretó el proyecto Censo Guía de Archivos en Argentina, elaborado, propuesto y aprobado en el año de 2008 a partir de una invitación realizada por la Subdirección General de los Archivos Estatales del Ministerio español.  En nuestro país se cuentan experiencias anteriores a nivel nacional y provincial que vale reseñar pues sirvieron como antecedentes para la elaboración del actual trabajo.  Los proyectos de Censo Guía en Argentina fueron:

El censo guía de la provincia de Santa Fe, Acuerdo de Cooperación Científica entre la Secretaría de Estado de Cultura del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de España y el Archivo General de la Provincia de Santa Fe (Argentina) para la realización del Censo Guía de los Archivos Argentinos de 5 de julio de 2002.

 El Acuerdo de Cooperación Científica entre la Secretaría de Estado de Cultura del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de España y el Archivo General de la Provincia de Santa Fe (Argentina) para la realización del Censo Guía de los Archivos Argentinos de 10 de junio de 2003.

El Acuerdo de Cooperación Científica entre la Secretaría de Estado de Cultura del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de España y el Archivo General de la Provincia de Santa Fe (Argentina) para la realización del Censo Guía de los Archivos Argentinos de 16 de abril de 2004.

El Acuerdo de Cooperación Científica entre la Secretaría de Estado de Cultura del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de España y el Archivo Histórico de la Provincia de El Chaco (Argentina) para la realización del Censo Guía de los Archivos de la Provincia de El Chaco de 16 de abril de 2004.

Por su parte y aunque no pudimos precisar la fecha de realización, el Archivo General de la Nación había remitido información general pero sin mayores avances y sin hacer mención a los fondos documentales.  En la secretaría del mismo, se encontró un proyecto de colaboración que contemplaba la descripción del los fondos documentales propios y de la provincia de Mendoza.  Entendemos que este proyecto no prosperó y esto pudo responder a los avatares políticos e institucionales que nuestro país experimentó en la primera década de este siglo. 

Considerando este panorama  y ante la nueva invitación, se decidió la participación del Archivo, para lo cual se propuso un trabajo en sucesivas etapas que incluyeran a todas las provincias agrupadas en regiones.    En la primera de estas etapas, y de cara a los festejos del Bicentenario se decidió incluir a las provincias que componen la región del Noroeste argentino (en adelante NOA)  conformada por las provincias de Salta, Jujuy, Catamarca, Santiago del Estero y Tucumán.  Su selección responde a las siguientes razones:

1.            Fue una de las regiones más densamente pobladas desde los tiempos prehispánicos, con claros testimonios que la vinculan al imperio incaico.   Con la llegada de los españoles fue en esta región donde se fundaron las primeras ciudades hispanocriollas.  La corriente colonizadora  descendía del Perú y atravesaba la Quebrada de Humahuaca, dando origen a las ciudades de: Santiago del Estero, San Miguel de Tucumán, Córdoba, Salta, San Fernando del Valle de Catamarca, La Rioja y San Salvador de Jujuy. Este proceso se caracterizó por un desarrollo urbano y cultural con gran asentamiento poblacional y crecimiento económico.

2.            Durante el proceso que se inicia a fines del siglo XVIII y que culmina con la independencia de los países americanos, la región tiene un indudable protagonismo.  Se suceden allí las primeras rebeliones indígenas que constituyeron el antecedente inmediato de la revolución de mayo de 1810.  A partir de entonces  su territorio  fue escenario de las luchas por la Independencia y su población sostuvo entonces con su esfuerzo y sufrimiento el nacimiento de la patria.  Es en Tucumán donde se declara la Independencia de la República Argentina en 1816.

3.            En la actualidad la región manifiesta bajos niveles de desarrollo económico y social. La brecha promedio de desarrollo del Noroeste Argentino, con respecto a los niveles medios del país es del orden del 50 por ciento. 

Es de destacar la buena disposición a colaborar de todos los archivos convocados que se sumaron inmediatamente a esta propuesta.  A partir de allí, se fijó el objetivo principal del proyecto: llevar a cabo la actualización y ampliación de la información sobre los fondos documentales que se conservan en el Archivo General de la Nación, cuantificar y cualificar los archivos generados o conservados en las provincias que componen el noroeste argentino, determinar el estado de organización, conservación y accesibilidad de los archivos existentes en esa región e instrumentar la descripción de los fondos a partir de las normas ISAD G para agilizar la consulta de información a los ciudadanos. 

La información se relevó en base al formulario remitido por la Subdirección General de los Archivos Estatales, al cual debía ajustarse la tarea.  En el procedimiento de realización del trabajo se pueden distinguir las siguientes etapas:

1. Planificación: consistió en la evaluar un conjunto de instituciones que custodian documentación histórica y proponer a los Archivos provinciales la realización de las tareas del Censo Guía. Se incluye en esta etapa la capacitación de quienes realizan el trabajo de campo y el cotejo con otros similares. Además de tomar como antecedentes los trabajos de este tipo en nuestro país, efectuamos consultas con el Archivo General de la Nación de Perú, que ha realizado una excelente tarea de difusión a través del Censo Guía.   

2. Preparación: etapa en la cual se envió a los diferentes archivos el formulario del Censo Guía y se coordinó una visita de personal del AGN.

3. Capacitación y Censo: es el desarrollo de los talleres de trabajo a realizarse en cada Archivo provincial o las visitas a cada Centro de Archivo.

4. Revisión: esta etapa de observación y corrección permitió realizar modificaciones, agregar y comunicar observaciones a los diferentes archivos..

5.  Ingreso de los registros a base de datos: En este paso final se ingresó toda la información detallada a la base de datos del Censo Guía de Archivos de España e Iberoamérica.

ARCHIVOS RELEVADOS EN ESTA ETAPA.

ARCHIVO GENERAL DE LA NACIÓN

Al referirnos al   origen del Archivo General de la Nación debemos remitirnos a los primeros años del siglo XIX, cuando el gobernador de Buenos Aires Martín Rodríguez, por iniciativa de su ministro Bernardino Rivadavia, creó el Archivo General de la Provincia por un decreto del 28 de agosto de 1821. No obstante y para dimensionar la importancia de esta medida, es fundamental destacar que desde su fundación definitiva en 1580, Buenos Aires fue el centro gestor de una importante archivalía. España sabía bien que, para asegurar una administración ordenada y racional era requisito indispensable conservar a buen recaudo las actuaciones judiciales y administrativas y las leyes e instrucciones emanadas de los organismos rectores del Imperio de modo que en cualquier momento pudiera consultarse el precedente o la regulación pertinente. El carácter fronterizo de la nueva ciudad, sumado a su carácter de cabecera de una amplia Gobernación que dependía de Lima, significó un importante incremento de la documentación de instituciones militares, administrativas y judiciales. Al crearse el Virreinato del Río de la Plata con sede en Buenos Aires en 1776, la burocracia se hizo más compleja. Aparecieron nuevos organismos como el Tribunal de Cuentas, la Real Audiencia y el Consulado que comenzaron a generar sus propios archivos y se multiplicó el volumen de lo que se tramitaba en la Secretaría. A partir de 1810, este amplio universo de concentración de archivalía en Buenos Aires comenzó a comprender otros alcances, mayores o menores según la marcha de los acontecimientos y las necesidades. Se amplió a otras naciones americanas y europeas o se redujo con las provincias argentinas en épocas de desorganización y guerras civiles. Este sumario panorama explica dos características fundamentales de nuestro Archivo. En primer lugar que en la creación de 1821 no se recibió un informe amontonamiento de papeles sin orden alguno sino un conjunto de auténticos archivos, necesitados de un reordenamiento que los adecuase a la nueva organización. En segundo lugar que pese a haber nacido como archivo provincial, contuvo desde su fundación, material que abarca la totalidad de lo que había sido el Virreinato del Río de la Plata, lo que hoy representa parte del territorio de Brasil, Uruguay, Paraguay, Bolivia y Perú. El Decreto de creación, establecía que el Archivo, debería reunir los diversos archivos existentes en la ciudad, incluyendo el del Cabildo. Su organización fue confiada a una comisión compuesta por D. Francisco Saubidet, D. Mariano Vega y D. Gerónimo Lasala. El primer acopio documental se constituyó con los archivos de los antiguos organismos de gobierno como Consulado, el Cabildo, Tribunal de cuentas, Aduana y con los de instituciones afectadas por las reformas rivadavianas. Luego de esta fase inicial el archivo fue recibiendo nuevos aportes provenientes de organismos estatales o donaciones privadas. Procesos políticos como el de las autonomías provinciales (1820), la Confederación rosista (1829 - 1852) o la secesión de Buenos Aires de la Confederación (1852 - 1961) pueden seguirse a través de estos testimonios. Durante este último proceso de casi diez años, la Confederación Argentina, formada por trece provincias y con capital en Paraná, convivió en lucha armada, ideológica y periodística con Buenos Aires constituida en Estado, en 1854. Dos años más tarde, Urquiza como presidente de la Confederación Argentina envió al Congreso un proyecto de ley destinado a crear el Archivo General de la Confederación, "para que todas las generaciones encuentren en ese manantial precioso los datos auténticos, históricos y cronológicos de nuestra existencia política". La iniciativa fue aprobada y el Coronel Gerónimo Espejo, designado como su primer Director. Disuelta la Confederación a fines de 1861, el Gobierno de Entre Ríos tomó la custodia de los fondos del Archivo, para entregarlos a las futuras autoridades nacionales. El Archivo de la Confederación llegó a Buenos Aires en 1863 y fue depositado en la Casa de Gobierno, habilitada en un sector del antiguo fuerte, en las calles Balcarce y Rivadavia. Luego de superar episodios de deterioro y olvido que mermaron notablemente su patrimonio, ingresó al Archivo y fue redistribuido de acuerdo con sus características. Una vez consolidado el Estado Nacional, el Archivo General adquirió su carácter de nacional, luego de la federalización de la ciudad de Buenos Aires, a través de un decreto firmado por presidente Julio Argentino Roca el 30 de enero de 1884, mientras ejercía de archivero el escritor Carlos Guido Spano. A partir de este periodo el Archivo aumenta su caudal de publicaciones entre las cuales podemos destacar los 14 volúmenes titulados "Archivo General de la República Argentina", durante el periodo 1894-1899. Así mismo aparecieron los "Partes Oficiales y Documentos relativos a la Guerra de la Independencia Argentina". Al asumir José Juan Biedma tras la jubilación de Agustín Pardo en 1904, se inicia la edición de la "Colección de Actas del Cabildo de Buenos Aires", un "índice de Reales Cédulas y Provisiones", un volumen de "Antecedentes Políticos, económicos y administrativos de la Revolución de Mayo", auspiciados por la Comisión Nacional del Centenario de 1810. La Gestión iniciada por Augusto Maillé en 1923 continuó con la publicación de los "Acuerdos del Extinguido Cabildo", obra monumental concluida por Corbert France y Héctor Quesada. En 1925 se editó "Tomas de Razón de despachos militares, cédulas de premios, retiros, empleos civiles y eclesiásticos y donativos" (1740-1821). Cabe destacar, previo a este incremento de ediciones, la primera publicación periódica surgida de un archivo argentino, iniciada por Manuel Ricardo Trelles, titulada Revista del Archivo General de Buenos Aires, obra de alcance histórico como administrativo. En pleno siglo XX, se destaca la incorporación en 1957 del Archivo Gráfico de la Nación que había sido creado en 1939, convirtiendo al Archivo General de la Nación en uno de los primeros en América que tuvo además de documentos escritos, documentos de imagen y sonido. Otro momento destacado es la promulgación de la primera ley de archivos de la República Argentina el 10 de noviembre de 1961, bajo el número 15930. En cuanto a su estructura, en 1968 el Archivo se dividió en "Manuscritos e Impresos" y "Audiovisuales", albergando grabados, fotografías y grabaciones fotoeléctricas.

En 1992 el Ministerio del Interior, del cual depende el Archivo General de la Nación aprobó una nueva organización interna para el Archivo, de manera que todo el acervo documental consistente en fotografía, grabaciones sonoras y filmes, se repartió en dos nuevos departamentos: Documentos de Cine, Audio y Video y Fotográficos. Actualmente, el Archivo General de la Nación cuenta con cinco departamentos: Cine, Audio y Video, Documentos Escritos; Biblioteca y Difusión; Fotografía y Archivo Intermedio, y áreas de trabajo como el Área de Conservación y Restauración, Área de Digitalización; Área de Comunicación y Acción Cultural y Mesa de Entradas.

El actual Departamento de Documentos de Cine, Audio y Video se subdivide en un sector de documentos sónicos y otro de fílmicos. El primero conserva registros de voces de personalidades del mundo científico, artístico y político, mientras que en los documentos fílmicos, se destacan las películas documentales, noticieros y actualidades. En los últimos años se incorporaron documentales de vanada procedencia, ya sea de empresas públicas, como de particulares. En cuanto al acervo fotográfico cabe señalar que presentan no solamente valor testimonial, sino que tiene un notable interés artístico, dado que el registro en imágenes fijas estaba estrechamente vinculado al realismo pictórico, del cual la fotografía fue sin duda tributaria. Los investigadores que concurren al Departamento de Fotografía, pueden consultar las fotos más antiguas del país, abarcando un profundo encuadre temático, que va desde la agricultura, la ganadería y la industria, hasta el deporte, la educación, la política, la inmigración y los pueblos aborígenes, sin olvidar que sus imágenes nos acercan a una verdadera galería de celebridades argentinas.

 El Departamento Biblioteca y Difusión, comprende por un lado, Biblioteca, que se ocupa de la recepción, selección, fichaje, custodia y conservación del material bibliográfico y facilita su acceso a los investigadores. Su caudal bibliográfico es de aproximadamente 100.000 volúmenes, que integran el fondo del Archivo General de la Nación y distintas colecciones. El sector de Difusión es el vocero institucional e interviene en la relación del Archivo con los medios; la organización, supervisión y presentación de programas de extensionismo, como son así las exposiciones y ciclos de conferencia. Se encarga de la capacitación que implica la organización de cursos para el perfeccionamiento profesional interno, y también de colegas extranjeros, funcionarios de la administración, docentes, investigadores, entre otros. También se ocupa del mantenimiento de las comunicaciones regulares de orden profesional con instituciones colegas o afines al país.

La misión del Departamento de Documentos Escritos es la de entender en la recepción, ordenación, clasificación y custodia de los documentación manuscrita, mecanografiada, impresa y en microfilme de guarda permanente, así como la de facilitar su accesibilidad. Los documentos que puede consultar el usuario se remontan al siglo XVI, cuando nuestro territorio formaba parte del Virreinato del Perú con sede en Lima, así como documentación de Buenos aires: primero, en tanto cabeza de la Gobernación, y posteriormente como capital del Virreinato del Río de la Plata. Estos documentos correspondientes al Virreinato del Río de la Plata fueron incorporados por la UNESCO al Registro de la Memoria del Mundo en América Latina y el Caribe en el año 1997. También forman parte de su acervo, los fondos documentales que testimonian la etapa independiente a partir de 1810, la consolidación del Estado nacional y la primera mitad del siglo XX. Se destaca también la archivalía proveniente del poder judicial (tribunal civil, criminal y comercial, Protocolos notariales y expedientes sucesorios). Cabe mencionar además una importante archivalía conformada por documentación donada y adquirida proveniente de importantes personalidades políticas e intelectuales de nuestro país.

El Departamento Archivo Intermedio fue creado en 1979 y comenzó a funcionar en 1981. Una de sus primeras tareas fue la de establecer contacto con la Presidencia de la Nación para recibir los decretos presidenciales originales, documentación propia de Intermedio. Su función específica es la asistencia a los organismos que integran la Administración Pública Nacional en cuanto a ordenación, clasificación, descripción, selección, y por lo tanto la aplicación de las normas vigentes, para una adecuada administración de sus documentos, elaborando normas que regulen el proceso de selección y estableciendo los plazos de guarda para la documentación de personal y control. Durante la presidencia de Menem se promulgó la ley 23.696/89 de Reforma del Estado y el decreto 2.281/91 de Desregulación, instrumentos que representan el comienzo de la reconversión del Estado. A consecuencia de ellos se produjo la privatización de diversos organismos públicos o la desaparición de otras instituciones estatales, los que determinaron la implementación de las medidas concretas para la preservación de esos fondos documentales. A través de este Departamento, se incorporaron al Archivo General de la Nación unos 9.100 metros lineales de material documental y bibliográfico de carácter permanente, conformados, entre otros, por los fondos documentales: Yacimientos Petrolíferos Fiscales, Junta Nacional de Granos, Junta Nacional de Carnes, Obras Sanitarias de la Nación, Gas del Estado, Correos y Telégrafos, Encotel, pertenecientes a los años 1882 - 1992.

            La dilatada trayectoria del Archivo General de la Nación hace que convivan hoy múltiples instrumentos de descripción de su patrimonio documental, realizados en diferentes épocas con criterios propios de cada una.   Este fenómeno sumado al incremento del volumen documental incorporado tras la privatización de empresas que sobrepasó la capacidad física y de personal del AGN, que no permitió la realización de instrumentos adecuados de consulta, se convierten en un verdadero obstáculo para el acceso a tan valioso patrimonio por parte de investigadores académicos y ciudadanos en general.

En el caso de los archivos de las provincias del NOA, se recurrió a los archivos provinciales y a organismos de la administración provincial,  no sólo para realizar en ellos el censo guía, sino para recabar información acerca de otros archivos existentes en cada  distrito en vistas a continuar con el trabajo en una segunda etapa.  Los archivos provinciales fueron los siguientes:

PROVINCIA DE CATAMARCA

El Archivo y Biblioteca de la Cámara de Senadores de la Provincia de Catamarca: la Cámara de Senadores de Catamarca cuenta con un importante archivo que depende de la Dirección de Informaciones Parlamentarias, en el ámbito de la Secretaría Parlamentaria. Allí se conserva documentación administrativa y parlamentaria, con la misión de contribuir al conocimiento y preservación de la memoria colectiva, difundir el patrimonio documental de la provincia y brindar testimonio en la construcción de la identidad provincial, regional y nacional. Si bien la biblioteca ya existía como una dependencia más del cuerpo legislativo, fue en 1999 cuando abrió sus puertas y comenzó a trabajar como biblioteca pública, significativo cambio que sirvió para estrechar lazos con la comunidad. Asimismo el sector de Archivo permite la consulta de aquella documentación de guarda permanente a funcionarios de la Cámara de Senadores y a los ciudadanos en general. El organismo lleva adelante una importante tarea de difusión de actividades dirigidas tanto a las escuelas, a otras bibliotecas y a la comunidad en general.

El Archivo Histórico de la provincia de Catamarca:  fue creado por Decreto Nº 945 del 8 de mayo de 1956, siendo inaugurado el 24 de mayo de ese mismo año. Es de destacar como un antecedente inmediato, el Decreto de 1953 donde se establecía la conformación de un Archivo y Museo Histórico de la Provincia. En la parte dispositiva se establecía que todo documento anterior al año 1900 que estuviera en el Archivo Administrativo General y otras reparticiones provinciales debían ser obligatoriamente transferidos al nuevo organismo. También debían formar parte de la entrega toda la documentación del Poder Judicial referente a causas civiles y criminales, Protocolos, Registros de la Propiedad, incluidos en el período consignado. Se designó para dirigir el nuevo organismo al presbítero Ramón Rosa Olmos. Con la creación definitiva del Archivo en 1956 donde se nombró al Prof. José Félix Jalile, como Director del mismo y se le asignaron cuatro empleados para trabajar en el organismo, comenzó la etapa de organización, acrecentamiento y catalogación de la documentación. En 1972 y gracias a la gestión del entonces Director Licenciado Gerardo Pérez Fuentes se adquirió para la institución el inmueble que hoy ocupa. Esta casa, exponente de la arquitectura del siglo XIX perteneció al hijo del ex Gobernador José Cubas. Actualmente el Archivo guarda documentación de incalculable valor histórico, la cual está ordenada y catalogada temática y cronológicamente. Posee también una Biblioteca especializada en documentación regional y local y secciones para fotografía y una videoteca sónica con grabaciones sobre Discursos de Gobernadores pronunciados en la legislatura.

PROVINCIA DE JUJUY

El Archivo Histórico de la Provincia de Jujuy: si bien el archivo como institución, ha existido en la provincia desde su fundación, su funcionamiento  no estaba reglamentado. La ley 2822 de 1871 creó la Dirección de Archivo Histórico de la provincia de Jujuy como institución pública. Dicha ley responsabiliza al Archivo Histórico de la custodia del patrimonio documental jujeño (de los tres poderes del Estado y de los municipios) que haya cumplido con su función administrativa (30 años), siendo esta, la primera legislación provincial que propone un sólo espacio definido para repositorio de la documentación considerada histórica. En el año 1981 se promulgó la ley Nº 3839 por la cual se crea la Dirección del Archivo Histórico, Antropología, Arqueología y Museos, cada uno con sus respectivos Jefes. Con esta organización se mantuvo la estructura de este Archivo hasta el año 1988, donde en virtud de la Ley 4052/83 "Orgánica del Poder Ejecutivo", en su artículo Nº 6 por el cual el Gobernador puede disponer la creación, organización y funcionamiento de las direcciones, etc., se dicta el Decreto 892 que crea la Dirección Provincial de Antropología e Historia que depende de la Secretaría de Educación y Cultura. Este decreto bajó el rango de la Dirección al Archivo Histórico a nivel de Departamento, pero mantuvo unidos bajo una sola Dirección la función de protección de Patrimonio Histórico de la Provincia, sea este documental, arqueológico, antropológico y de museos. En 1991, los cuatro Departamentos -entre los que se encontraba el Archivo Histórico- pasaron a formar parte de la Dirección de Cultura, actualmente elevada al rango de Secretaría de Estado.

PROVINCIA DE SANTIAGO DEL ESTERO

Archivo General de la Provincia de Santiago del Estero: En el año 1941, bajo el Gobierno del Dr. José J. Cáceres, por razón de la Ley Nº1.733, se realiza la organización sistemática del Archivo, creándose entre otras la nueva sección de "Documentos Históricos", conformada por los documentos correspondientes al período de la colonia, de la Autonomía Provincial de 1820 y todos los posteriores hasta 1880. En diciembre de 1993 ocurre un incendio en el Archivo General provocando grandes daños, incluyendo la perdida de memorias y valiosos documentos. Luego de este acontecimiento se intenta recuperar la mayor parte del acervo cultural afectado, creándose en el año 2008 el actual archivo histórico.

El Archivo Histórico de Santiago del Estero, creado el 5 de febrero de 2008 mediante decreto Nº 110/08, por el actual Gobierno de la Provincia. Esta integrado por todos los documentos anteriores al año 1900, que formaban parte de la sección "Documentos Históricos" del Archivo General. Es a partir del 3 de marzo de 2008 que comienza la construcción del edificio destinado a este nuevo archivo, se realizan reformas en al edificación destinada y se establecen los espacios de depósito. La transferencia de la documentación a la nueva sede se realiza el 31 de octubre de ese mismo año.

PROVINCIA DE SALTA

El Archivo y Biblioteca Históricos de Salta es una institución pública de carácter administrativo, técnico y cultural. Fue creado por Decreto Provincial Nº 499 del 7 de septiembre de 1943, en el ámbito del Ministerio de Gobierno. Inicialmente estaba constituido por dos secciones: Archivo Documental y Biblioteca. Treinta años después fueron creadas la Iconoteca (material visual) y la Hemeroteca (publicaciones periódicas). Desde 1996 integra la Coordinación General de Bibliotecas y Archivos, dependiente de la Secretaría de Cultura de la Provincia de Salta. Por Ley Provincial Nº 7092 SiPADA (Sistema Provincial de Administración de Documentación y Archivos), el Archivo y Biblioteca Históricos es uno de los Miembros Naturales del Consejo Ejecutivo (Art. 5º), y su misión es recoger, conservar, organizar y difundir el Patrimonio Documental de la Provincia de Salta que tenga valor permanente (histórico, jurídico y administrativo). (Art. 8º). Esta trayectoria administrativa es sólo un aspecto de la vida de esta institución. También guarda y custodia una buena parte del cuerpo de la historia provincial y nacional.

PROVINCIA DE TUCUMÁN

El Archivo General de la Provincia de Tucumán. La actual división entre el Archivo General y el Archivo Histórico se remonta a la promulgación de la Ley de creación de la Universidad de Tucumán en 1912.  En este año se conformó el Archivo Histórico como instituto de la Universidad de Tucumán, separando así del Archivo General, los documentos anteriores a 1750 y los administrativos hasta 1852. Tanto el Archivo Histórico como el Archivo General de la Provincia de Tucumán funcionaron en el mismo edificio hasta el año de 2001, fecha en que se produjo la mudanza del Archivo Histórico a su local definitivo en la calle 25 de mayo 487.   Este repositorio se destaca por su patrimonio documental de alto valor probatorio de los derechos ciudadanos.

El Archivo Histórico de la Provincia de Tucumán: Durante todo el período colonial hasta las últimas décadas del siglo XIX, los papeles oficiales de Tucumán se archivaron en las dependencias del Cabildo. En el año 1888 se expropiaron por Ley los documentos de las escribanías, registros y archivos de propiedades particulares existentes en la provincia. Esta decisión se basaba en que "por su naturaleza, estos documentos son públicos, y en todo tiempo su conservación, como su arreglo, se han confiado a la custodia de la autoridad". En 1892 durante la gestión del gobernador Próspero García se aprobó la creación del Archivo General de la Provincia. Gracias a dicha institución la documentación se empezó a encuadernar y conservar de modo sistematizado en secciones, bajo la dirección Guillermo Aráoz. Durante 1906 - 1909 Samuel Díaz, en una época segundo jefe del Archivo General, procedió a la transcripción de las Actas Capitulares. La actual división entre el Archivo General y el Archivo Histórico se remonta a la promulgación de la Ley de creación de la Universidad de Tucumán en 1912. En el artículo 11 de dicha Ley se establecía que el Archivo Histórico conformado por todos los documentos existentes en el Archivo General de la provincia de fecha anterior a 1750 y el administrativo hasta 1852 sería instituto anexo de la Universidad. Ricardo Jaimes Freyres fue encargado de la organización y arreglo de la flamante institución. Al nacionalizarse la Universidad en 1921, el Archivo volvió a la jurisdicción de la provincia. En 1943 se ampliaron los fondos del Archivo Histórico incorporándose los expedientes y protocolos hasta 1860, los documentos administrativos hasta 1890, el Archivo de la Legislatura hasta 1884, y la colección "General Anselmo Rojo (1833 - 1884)", en los años posteriores el patrimonio documental se enriqueció con el aporte de la Serie Protocolos de las distintas escribanías hasta 1890. Tanto el Archivo General como el Histórico funcionaron en la misma sede hasta que en 1985 se otorgó a este último, el inmueble de calle 25 de mayo 487. La instalación del Archivo Histórico en su sede propia se concretó en el mes de julio de 2001.

Museo Histórico Provincial Presidente Nicolás Avellaneda:

La Casa de Avellaneda se encuentra en pleno centro, a unos pasos de distancia de la Plaza Independencia. Su construcción fue autorizada en 1835 por el gobernador José Manuel Silva y el ingeniero que diseñó los planos fue Pedro Delgare Echeverry, quien también proyectó la Iglesia Catedral. Esta vieja casona, fue durante mucho tiempo uno de los centros de la vida social de Tucumán, también funcionó como vivienda para políticos de distintas extracciones, como Marco Avellaneda -líder de la liga del norte en oposición a Rosas-, el presidente Nicolás Avellaneda, los gobernadores Agustín Justo de la Vega y Juan Manuel Terán. Desde 1976 se instaló en la Casa de Avellaneda el Museo Histórico de la Provincia de Tucumán. Cuenta con 11 salas de las cuales 9 fueron destinadas a exposiciones permanentes y las dos restantes a temporales y una importante colección de manuscritos que hacen a la historia política y social de la ciudad de Tucumán del siglo XIX.

RESULTADOS y PERSPECTIVAS.

Se realizó el censo guía en los cinco departamentos del Archivo General de la Nación con la colaboración de personal de cada uno de los Departamentos y de nueve archivos correspondientes a la región del NOA.  La información fue ingresada a la base de datos del Censo Guía de España e Iberoamérica, revisada y finalmente publicada por las autoridades españolas.  Hoy puede consultarse en    http://censoarchivos.mcu.es/CensoGuia/directorioarchivos.htm, o ingresando las palabras PARES censo guía en cualquier buscador de Internet. 

En el caso del Archivo General de la Nación, se agrupó y sistematizó un importante volumen de información variada y dispersa.  La utilización de nuevas tecnologías, permite difundir y acceder de una manera ágil a información vital para el acceso a la documentación que conforma su patrimonio.

Como perspectivas a futuro es intención de este Archivo General de la Nación, continuar con el trabajo iniciado en esta primera fase y ampliarlo al resto de las regiones del país con la modalidad de cursos y talleres.  Esto permitiría una participación cada vez mayor de los diferentes archivos en la elaboración del Censo Guía de Archivos.  Creemos que en esta segunda etapa, los centros de archivos que ya fueron visitados, pueden sumar información sobre los fondos documentales, modificar, incluir nuevos contenidos e incluso otros centros de archivos presentes en su región.

Por último, creemos que la experiencia ha sido altamente positiva a nivel institucional y así nos lo han hecho saber quienes colaboraron generosamente con la realización de este trabajo, tanto en las provincias que visitamos como en la propia institución de la cual formamos parte.   El mayor logro sea tal vez, el ponernos en contacto, plantear problemáticas comunes y avanzar hacia una normalización que establezca un lenguaje común cuyo objetivo sea asegurar los derechos de nuestra comunidad y facilitar su ejercicio.


BIBLIOGRAFIA:

Archivo General de la Nación 1821 - 1996, (1996), edición patrocinada por el Ministerio del Interior, Parthenon Argentina S.A., España, pp.221, ISBN 84-88251-03-03.

Archivo Histórico de la Provincia de Catamarca, Folletín informativo, 2006.

Archivo Histórico de la Provincia de Tucumán, Inventario general del Archivo y Museo Histórico.

Delgado, Fanny (2002) "Algunas anécdotas sobre las peripecias de los Archivos de Jujuy, reflexiones sobre la legislación y valoraciones sobre su importancia como patrimonio cultural", en Cuadernos, Diciembre, Número 18, Universidad de Jujuy, Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales, Secretaría de Ciencia y Técnica y Estudios Regionales, San Salvador de Jujuy, pp. 181-184. ISSN 03727-1471

 Disposiciones de Patrimonio y Cultura, Gobierno de la Provincia de Catamarca..

Reglamento de la Cámara de Senadores de la Provincia de Catamarca

Revista STELLA, Nº 85 - 86, Año XLIV, enero - febrero, 1953, Catamarca

Publicado el: 11/10/2009 / Leido: 8569 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:
Dejar comentario

Comentarios