cornrow using synthetic hair human hair weft bundles clip in hair extensions uk cheap african american wigs for sale mink hair vendors in china blonde wig uk light blonde hair extensions best shampoo for blonde hair extensions hair extensions clip in medium length hairstyles with bangs best babyliss hair dryer for thick hair lace front wigs uk
Articulos | MundoArchivistico.com

REFLEXIONES SOBRE EL TERMINO AUDIOVISUAL

Publicado el: 01/11/2008 / Leido: 10413 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:

REFLEXIONES SOBRE EL TERMINO AUDIOVISUAL

Victor Hugo Arévalo Jordán

Trabajo presentado y aprobado en las VIII Jornadas Argentinas de Archiveros rea­lizada en Mendoza en Agosto de 1993

La expresión "Audiovisual" utilizada ampliamente en las Teorías de la Comunicación, Información, Documentación y Archivología, requiere de una una definición adecuada, análisis previo, a fin de evitar mayores ambigüedades en una ciencia en desarrollo como la Archivología.

Este trabajo, pretende aclarar algunos conceptos funda­mentados en la Teoría de la Comunicación, del cual, respetando su universalidad, aplicamos como lógica consecuencia a los Archivos en su clasificación conti­nente.

Esta clase documental, "...-las actualidades, como se las de­nominó a comienzos del siglo- constituyen docu­mentos históri­cos que poseen propiedades únicas en su género, fue reconocido en fecha tan temprana como 1898. Justamente dos años después de las primeras presentaciones públicas de la cinemato­grafía en París, Londres, Berlín y Nueva York, Boleslav Matuzewski, cinematógrafo polaco al servicio de Nicolás II de Rusia, publicó un Manifiesto en París solicitando el estableci­miento de una red mundial de archivos para adquirir y conser­var el producto de esta nueva maravilla de la tecnología, esta nueva fuente de la historia." (1)

Es de imaginar, todas las utilidades que pueden proveer estas imágenes en movimiento, correctamente enuncia­das como imágenes en movimiento, (sin tomar en cuenta al soporte) al ma­terial cinematográfico que se produce hasta la década del 30, puesto que son mudas. La apa­rición de las películas sonoras, generan un nuevo con­cepto, puesto que no se trata solo de imágenes, sino que incluye el sonido también.

En 1938 se funda la FIAF, FEDERACION INTERNACIONAL DE ARCHIVOS DEL FILM, que inte­rrumpe sus labores durante la Segunda Guerra Mundial y se restablece en 1946.

En los comienzos de la década del 60, se incorpora un nuevo elemento que amplia más el concepto de Audiovisuales, la videocinta, utilizado por la televisión.

"...organismos de carácter académico tales como la Asociación Internacional para la Utilización de los Medios Audiovisuales en la Investigación y la Enseñanza en materia de Historia, y organizaciones Nacionales tales como la Televisión Archives Advisory Committee (EE.UU.), La Asociación for study of Canadian Radio and Television (Canadá) y el British Universities Film Council (Reino Unido), comenzaron a prestar atención a la nece­sidad de conservar la grabación de los programas de televisión..." (2)

En 1978 se Constituye la FIAT, Federación Internacional de Archivos de Televisión, a iniciativa del Instituto National de l'Audiovisuel (París).

En principio, conceptuamos como Medio de Comunicación, a aquello que se encuentra entre dos extremos, entre el emisor y el receptor, que sería el soporte en el cual se transmite el mensaje, tal como lo enunciamos en Teoría Archivológica, dista mucho del concepto del Signo, como elemento de un sistema visual de comunicación, compuesto por una representación gráfica, grafismo en términos archivísticos, significante en términos de comunicación, y un mensaje que lleva en si mismo, el signifi­cado. De esto obtenemos que toda información se transmite por medio del lenguaje com­puesto por una variedad de signos, sean estos textua­les, musicales, imágenes, etc. estos conceptos, nos permiten ahondar mejor sobre el significado del término "audiovisual" específicamente exento de equívocos.

Los Medios de Comunicación Audiovisual son canales artificia­les que solo pueden vehicular signos icónicos o acústicos interpretables en su primera instancia. Lo cual diferencia claramente de lo que quisiéramos denominar como signos de "imagen y sonido", considerando que la imagen es solo la materialización de un fragmento de la realidad tridimensional, y sonido como vibraciones esti­mulantes del oído.

La posible ambigüedad del término audiovisual, proviene -en sentido genérico-, de que todo simbolismo empleado por el hombre es de carácter "audiovisual", la totalidad de los signos requieren un proceso de estimulación por canales auditivos o vi­suales.

Audiovisuales son entonces, los lenguajes y conjunto de significaciones, si tomamos en cuenta la etapa final de recepción, cuando los canales naturales como la vista y el oído reciben el estímulo significante y lo transmiten al cerebro, donde se produce su interpretación. En esta etapa, cuando archivística­mente consideramos al docu­mento como Producto Directo, de acuerdo con el concep­to de Tanodi, es cuando el archivero asume su respon­sabilidad documental.

Para despejar dudas en casos alternativos, si repara­mos en los Medios de Comunicación, aclarando que no tomamos en cuenta aspectos archivísticos, no todos los medios resultan básicamente Audiovisuales; corresponde diferenciar con exactitud.

En la etapa intermedia de transmisión, podemos clasifi­car y distinguir algunas diferencias entre canales:

1.-Los destinados a mediatizar la palabra en todas sus formas, la escritura en todas sus claves, simbolismos, diferencias idio­máticas, y formas de difusión: libro, pren­sa, etc. es esencial­mente vehículo de palabras-concepto. Corresponde a este aspec­to un análisis documental del tipo textual, común a todos los ar­chivos.

2.-Los canales destinados a vehicular sonidos en toda su exten­sión longitudinal y transversal, considerando fre­cuencia y amplitud, lenguajes sonoros en todas su ex­tensión. Corresponde a este aspecto un análisis de los archivos sonoros o de sonido específicamente.

3.-Los canales que transmiten imágenes fijas o diacróni­cas, en desarrollo temporal, iconográficos temporales, que implican representación del movimiento y del deve­nir, "Imágenes en mo­vimiento" según Sam Kula, corres­ponde a este aspecto los de­nominados archivos de ima­gen.

4.- los destinados a mediatizar estructuras audio -icono­gráficas cuya significación no es dada por la mera suma de signos auditi­vos y visuales, los de estructura audiovi­sual global, no vehiculan sino accidentalmente palabras-concepto, pero si conjuntos de signos de formación con­ceptual y extraconceptual, el segmento "semántico" o codificable se conserva en estado confuso con el segmen­to estético no encifrable. Corresponde específicamente a los archivos audiovisuales.

En sentido restringido, la comunicación audiovisual hace referencia al uso de medios apropiados para el envío de mensajes auditivos y visuales en toda su exten­sión, de lo visible, partiendo de la palabra escrita, de lo auditivo, partiendo de la palabra hablada. Archivísticamente hablando, cuando hacemos referencia al término audiovisual, estamos considerando los componentes del documento, soporte e información, si hablamos solo de sonido o de imagen, nos referimos solo a la información y no al soporte, que teóricamente es aceptable, pero en la realidad es imposible.

Completando el párrafo anterior, tales signos o infor­mación deben resultar directamente interpretables. El surco de un disco, un trozo de cinta magnetofónica, de película o de video, mientras sólo sean objetos destina­dos a la fijación y transporte de signos conmutados a claves mecánicas, eléctricas, etc., no son "medios de comunicación audiovisual" -sin excluir que son docu­mentos audiovisuales- hasta concluir la etapa de tra­ducción final a la clave originaria de signos acústicos o visuales, que al entrar en los canales naturales del receptor resulta directamente interpretable.

Se llaman medios de comunicación cuando se convierten en transmisión radial, cinematográfica, televisión, etc., concor­dando a una definición que no es esencial ni ma­terial, sino funcional.

Como medios de comunicación, los canales audiovisua­les confirman lo relativo a su función eminentemente sintáctica en la constitución de los procesos significantes que transportan.

Tomando en cuenta ejemplo del cine como medio propi­ciador de una Sintáxis de imágenes, el hombre emplea el signo icónico para estructurar lenguajes visuales.

Antes de su descubrimiento las posibilidades de un discurso vi­sual eran ficticias o reducidas. Como bellos elementos sueltos, sin argamasa que lograra conver­tirlos objetivamente en estructuras con desarrollo temporal, por faltar el instru­mento sintáctico que moviliza el signo icónico haciéndolo susceptible de cons­truir frases y discursos enteros.

"Sólo el cine, que es a primera vista un simple medio mecánico para ensamblar fijar y transportar signos visuales actualizó las virtualidades discursivas de toda imagen.

Pero, como en todos los demás caos, el logro de una Sintaxis es­pecífica no era la panacea de lo imposible. Aun equipado de un orden sintáctico, lo icónico (ahora como en su dilatado letargo pre cinematográfico), no logra significarlo todo.

La significabilidad de la imagen sólo puede abarcar al objeto real físico (materia, formas de conducta), siendo en ello inferior al signo-palabra, cuyo grado de abstrac­ción es omnisignificante"(3)

Consideramos entonces que el discurso visual no es, como en el caso del lenguaje hablado, que conlleva un desarrollo lento y gradual desde las imágenes primitivas del pasado hasta convertirse en un conjunto de signos de abstracciones, el discurso visual, de un desarrollo no gradual, sino violento si tomamos en cuenta el breve tiempo desde su aparición como tal, com­puesto por elementos icónicos, tomados a nivel semántico -no sin­táctico-, mantiene la plurisignificante ambigüedad de lo real, en este sentido, la imagen es el signo poco obje­tivo y muy equívoco de todos, considerando que nos remite a repertorios de "significata", la misma realidad reproducida, en su estado caótico, de sentido pre-con­ceptual y pre-lógico.

El signo iconográfico es el responsable directo de que el receptor produzca un tipo de comprensión básicamente afectiva en primera instancia, posteriormente racionali­zable. Este esquema de comprensión es favorecido por condiciones especiales de recepción en que ofrece el mensaje iconográfico.

El término "imagen" implica objetiva y estructuralmente, la presencia de la ausencia, una función animista que resiste el impacto de su fabricación mecánica. Es el aspecto subjetivo y funcional de su percepción y com­prensión, donde se observa la movilización de los ele­mentos simpatéticos, como participacio­nes, identifica­ciones, empatías en general; cuando recibe su con­sagra­ción definitiva como lenguaje suprarracional.

"Podrían llamarse "lógicos" o discursivos los medios de vehicu­lación de la palabra o de repertorios de signos de extracción conceptual; "alogícos o "presentativos" los medios de vehicula­ción de lo audiovisual o de repertorios de signos extraconceptua­les, tanto en razón de lo objeti­vamente transportado (logos en aquellos, eikóon en és­tos), como en razón de su comprensión por parte del receptor - interpretante (racional allá, emocional aquí)." (4)

De estas breves premisas a sus últimas consecuencias prácticas, se observa que medios de características semánticas y sintácticas peculiares, están forzosamente llamados a motivar patterns psi­cosociológicos de especia­les características. Algo que rara vez se presenta en los archivos textuales.

Jean Wahl señala la omnipresencia de la imagen en el horizonte del hombre contemporáneo, utilizando el tér­mino "iconósfera"; conceptualizando un factum cultural caracterizado por el uso masivo de lenguajes visuales, que no se interpreta solo como uno de tantos eslabones que dan pautas del progreso técnico de nuestra "civilización de la imagen" o "cultura de la imagen", cultura en estado virtual proyectada en civilización por conse­cuencia de factores sociales determinables con cierta precisión. Esto es así, si aplicamos la clásica distinción de lo objetivo y lo formal, del contenido y del acto.

"Cohén-Séat ha propuesto hace años un análisis por separado del "hecho fílmico" (el contenido de la expre­sión visual), y del "hecho cinematográfico" (El acto de expresar visualmente y su función comunicante). Si el primero de tales aspectos (referible a la personalidad del artista creador o, en general, a un tipo de comprensión de lo real), sólo admite un discurso estético y psicológico, el segundo, por plantearse en el nivel de la intersub­jetividad y por evidenciar novedosos aspectos en la pro­blemática de la intercomunicación humana, justifica enfoques semánticos, psicológicos, etc., sólo si éstos convergen en una perspectiva so­ciologico-cultural, que es la que otorga pleno sentido a fórmulas como "hecho cinematográfico" y similares." (5)

Finalmente, entre los distintos medios audiovisuales de comuni­cación, conceptuamos un criterio eminentemente cuantitativo y distributivo que nos permite, desde el punto de vista de la archivología, reducirlos esencial­mente a la radio, cine y televisión.

CITAS BIBLIOGRÁFICAS.

(1) KULA Sam, La evaluación de Imágenes en movimiento de los archivos: un estudio del RAMP con directrices. Programa General de Información y UNISIST. Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura. Paris. 1983.

(2)óp. cit. p. 8. Subrayado del Autor.

(3) Pasquali, Antonio. Comunicación y cultura de masas. Universidad central de Venezuela. Caracas. 1964. p. 20.

(4) op. cit. p. 21.

(5) op. cit. p. 21.

UTILIZADO EN PRENSA Y ARCHIVOS

Publicado el: 01/11/2008 / Leido: 10413 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:
Dejar comentario

Comentarios